La fiesta es organizada todos los años por la Oficina de la primera dama. | Foto: Carmen Rodríguez para ETL.

Desde temprano, miles de familias entusiasmadas caminaban hacia el portón de visitas de la Casa Blanca, ubicado en la calle 17 de Washington DC para participar en la fiesta de pascua hospedada por el presidente Joe Biden y la primera dama, Jill, en los jardines presidenciales.

Quienes pudieron asistir al evento resultaron favorecidos en una lotería pública. Los padres que esperaban llevar a sus hijos a disfrutar de los juegos, del teatro y de ver al presidente llenaron la aplicación hace meses para participar del sorteo.

“Bienvenidos a la Casa del Pueblo, bienvenidos a su casa”, así recibió el presidente Biden a los asistentes en un breve discurso que dio desde el balcón. Luego y sorpresivamente, el presidente salió junto con la primera dama para compartir entre los juegos de huevos y la presentación del famoso teatro de Elmo y Plaza Sésamo. 

La fiesta es organizada todos los años por la Oficina de la primera dama y es una tradición que se celebra desde hace más de 144 años. Las puertas de la Casa Blanca se abren a eso de las 7:00 de la mañana y la fiesta finaliza al mediodía. El jardín de la residencia presidencial está lleno de juegos, botargas y espacios de cuentacuentos.

Este año asistieron poco más de 30 mil personas y entre los asistentes hubo senadores y personajes de la farándula estadounidense. La vicepresidenta Kamala Harris y su esposo, Dog Emhoff, también compartieron con los niños.

Esta fiesta reafirma que la Casa Blanca ha retomado las actividades en persona y el acercamiento con los estadounidenses, luego del año 2020 en el que suspendieron la fiesta de la pascua por la pandemia; y después de que en 2021 las invitaciones fueran limitadas.

Además, la fiesta reafirma que las puertas de la Casa Blanca están abiertas al público desde el viernes 15 de abril, cuando se reanudó el programa de visitas a la residencia presidencial.

Juegos y cuentos

Además de fotografiarse con las familias, el presidente Biden y la primera dama, Jill, interactuaron con los chicos en el juego de la pascua: que consiste en arrastrar un huevo en el menor tiempo posible con un cucharón de madera.

El presidente hizo de árbitro en el juego, con gorra y silbato se divirtió con los chicos. Algunos niños estaban más enfocados en ganar la carrera de los huevos o en participar; mientras que los padres querían aprovechar la oportunidad de sacarse una foto con el presidente y su esposa.

Además, la primera dama leyó cuentos en el escenario del teatro, montado a un costado de la fuente del jardín de la Casa Blanca. Mientras el presidente y Jill Biden compartían con los niños y los padres, personajes de películas y cuentos se pasean para ser fotografiados con los pequeños.

Los huevos de pascua de la Casa Blanca

Este año, 100 mil huevos de pascuas fueron llevados hasta la Casa Blanca para la fiesta. Andy Sager, miembro de la tercera generación de granjeros de Egg Farm que desde hace años colabora con la fiesta, explicó que los huevos frescos se procesan y se cocinan para luego teñirlos de colores.

Además de la donación para el evento, Egg Farm apoya, en el mismo día, con otra donación similar para el Maryland Food Bank. Cada año la familia hace otro tipo de donaciones en diferentes épocas y por diversas causas.

El programa y la fiesta de la pascua son financiados en su totalidad por la Asociación Histórica de la Casa Blanca.

ÚLTIMAS NOTICIAS