Clínicas de aborto en Kentucky están en el limbo
La inmediatez de la vigencia de la ley hace imposible que las clínicas puedan cumplir con los requisitos y según la demanda, “son equivalente a la prohibición del aborto”.

Las únicas dos clínicas que ofrecían servicios de aborto en Kentucky, ambas en la ciudad de Louisville, se han visto forzadas a detener los procedimientos porque los funcionarios no tuvieron tiempo de redactar las pautas para cumplir con la ley de restricción al aborto del estado, aprobada  la semana pasada por los legisladores republicanos, a pesar del veto del gobernador,  y que entró en vigencia de manera inmediata, reseñó AP.

Las restricciones al aborto en Kentucky 

El miércoles pasado, el estado de Kentucky suspendió el acceso al aborto con la promulgación de una ley que prohíbe el procedimiento después de las quince semanas y obliga a los proveedores de estas atenciones médicas a que cumplan ciertos requisitos. La ley entró en vigencia de manera inmediata. 

  • La nueva legislación exige a los proveedores de servicios que emitan un certificado combinado de nacimiento-muerte o mortinato para cada aborto.
  • Otras disposiciones incluyen que los restos fetales sean incinerados o enterrados. Según las clínicas del estado, estos requisitos hacen que su operación sea logísticamente muy compleja y costosa.
  • Además, se exige que las mujeres sean evaluadas por un médico antes de recibir pastillas abortivas y otros requerimientos de informes para los proveedores. Su incumplimiento puede resultar en severas multas y sanciones por delitos graves.
  • La inmediatez de la vigencia de la ley hace imposible que las clínicas puedan cumplir con los requisitos y según la demanda, “son equivalente a la prohibición del aborto”. 

Las preocupaciones de los defensores del derecho al aborto

Planned Parenthood y otro proveedor  de servicios de aborto interpusieron una demanda la semana pasada para bloquear la ley, alegando que se trata de una prohibición inconstitucional. 

  • Mientras tanto, las mujeres de Kentucky que necesitan acceder al procedimiento deben viajar fuera del estado o esperar a que un juez decida sobre el bloqueo temporal de la ley. Muchas de estas mujeres son jóvenes y de escasos recursos, señalan los defensores. 
  • Planned Parenthood detuvo los procesos de aborto mientras espera la decisión del juez, pero continúan ofreciendo otros servicios, incluidos exámenes de salud, control de la natalidad y citas iniciales para mujeres embarazadas.
  • Las preocupaciones giran en torno a que la ley pueda desanimar a las mujeres a comunicarse si necesitan ayuda. “Lo desafiante es que no sabes a quién no estás viendo, si las mujeres están tratando de arreglar las cosas por su cuenta”, dijo la Dra. Kara Cadwallader, directora médica de Planned Parenthood en Kentucky y varios otros estados.
  • El fiscal general de Kentucky, Daniel Cameron, un republicano, señaló que defendería la ley vigorosamente, tras indicar que fue aprobada para proteger la vida y defender la salud y la seguridad de las mujeres. 
  • Los partidarios del derecho al aborto en Kentucky temen que lo que está ocurriendo sea un presagio de lo que vendrá si la Suprema Corte anula el histórico fallo de Roe v. Wade, una decisión de hace 50 años que hizo el acceso al aborto un derecho constitucional en el país. 

Con información de: AP 

ÚLTIMAS NOTICIAS