El presidente de EE UU, Joe Biden, camina fuera del ala oeste para salir del jardín sur de la Casa Blanca el 17 de noviembre de 2021 | Foto EFE / EPA / MICHAEL REYNOLDS

La Casa Blanca respalda su decisión de poner fin en mayo al Título 42, la política fronteriza heredada del expresidente Donald Trump que restringe la entrada de migrantes al país bajo un mandato de salud pública por el COVID-19, informó el medio de comunicación Político.

La decisión resalta en medio de una creciente presión ejercida por los demócratas, que exigen que se extienda mientras se hace un plan para controlar el aumento del flujo migratorio. 

Además, senadores de estados fronterizos buscan la reelección en contiendas que se harán cuesta arriba cuando las políticas migratorias sean parte de las preocupaciones de los votantes.

Un manejo complicado. El presidente Joe Biden, por un lado, intenta cumplir su promesa de revocar las políticas migratorias de mano dura de Trump y, en su lugar, promover un sistema de asilo humano.

  • “Esta no es una política para aplaudir o defender ni nada. Simplemente es una directiva de salud pública sobre si existe un riesgo para la salud pública asociado con el procesamiento de migrantes o no”, explicó un funcionario de la Casa Blanca.
  • “Los [Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades] determinaron que no lo había y que estamos bien para seguir adelante con el levantamiento el 23 de mayo”, agregó.

Mejorar la comunicación. Los demócratas temen que la administración no esté preparada para sobrellevar el flujo migratorio. Defensores de migrantes y legisladores recomiendan a la Casa Blanca comunicar mejor su plan a los legisladores y a las partes interesadas en la frontera sur.

  • Incluso instan al secretario de DHS, Alejandro Mayorkas, a que viaje a la frontera sur para mostrar la respuesta coordinada que han señalado que están preparando.
  • “Realmente hay un problema de comunicación aquí donde tienen planes detallados, pero simplemente no los han presentado de manera concreta para el Congreso”, señaló Kerri Talbot, subdirectora del grupo de defensa Immigration Hub.
  • En el terreno político, los demócratas también están fallando en el mensaje. Los republicanos han puesto la política fronteriza como parte de sus prioridades y han calificado a la administración Biden como una de fronteras abiertas.
  • “Si los demócratas simplemente recordaran al público estadounidense que esta es una creación de [el asesor principal de Trump y asesor de inmigración de línea dura] Stephen Miller, quien también separó a 5 mil niños de sus padres, y que el presidente hizo campaña para revocar todas estas políticas crueles de Trump administración, creo que el público estadounidense lo apoyaría”, indicó un exfuncionario de la Casa Blanca.

El peso sobre los CDC. La Casa Blanca sugirió a los congresistas que aprueben una legislación para cambiar la autoridad de los CDC sobre la orden de salud pública ellos mismos si así lo desean

  • “Todo depende del riesgo para la salud pública, eso lo deciden ellos. ¿Cuál es el riesgo para la salud pública asociado con X, Y y Z?”, expresó el funcionario a Político.
  • “Esa autoridad vive con los CDC. Reconozco que hay gente en nuestro partido que quiere extenderlo. Genial. Si creen que los CDC no deberían tener esa autoridad, existe un mecanismo legislativo para hacerlo”, afirmó.

Con información de Politico.