Sergei Lavrov, ministro ruso de relaciones exteriores, ha sido uno de los principales portavoces de la denominada "desinformación" propagada por Rusia sobre el conflicto de Ucrania. FOTO: EFE / EPA / YURI KOCHETKOV / POOL.

Si bien es cierto que ansiamos contar con información, hacemos bien en desconfiar de las fuentes que la proporcionan.

Desde los campos de batalla en Ucrania hasta un ataque terrorista en el transporte público aquí en EEUU, vivimos en un mundo de alta tensión - y de tuits.  Estamos ávidos de información para proteger nuestra seguridad, para compadecernos del sufrimiento humano o para ver a los malhechores ante la justicia.  No obstante, si bien es cierto que ansiamos contar con información, hacemos bien en desconfiar de las fuentes que la proporcionan. Al fin y al cabo, vivimos en la edad de oro de las "noticias falsas".

Sin embargo, hay que ser precavidos: El nuevo mundo de la desinformación no es realmente nuevo. Es cierto, ahora es posible generar información falsa y transmitirla prácticamente en cualquier lugar del planeta al instante.  A pesar de ello, los hechos de desinformación -y sus secuelas- son tan antiguos como la propia guerra.

Consideremos el caso del Imperio Romano y la batalla de Actium en el 31 a.C. Fue una de las batallas marítimas más trascendentales de la historia, porque estaba en juego la propia Roma. Esto ofrece una importante lección para las campañas modernas de desinformación: Cuando los políticos hablen, sobre todo de la guerra, asuma que están tratando de desviar la atención.

La batalla se libró frente a la costa occidental de Grecia, no lejos de Italia. Sus combatientes procedían de lugares tan lejanos como la Galia y Siria, pero nadie atrajo tanto la atención como la controvertida líder de Egipto: Cleopatra. Era brillante, despiadada, ambiciosa e implacable. Sin embargo, no era el foco de la guerra, aunque eso no podía discernirse por la forma en que hablaba uno de los bandos.

Los dos protagonistas del conflicto eran Octavio y Marco Antonio.  Octavio gobernaba Roma y la mitad occidental del imperio. Antonio gobernaba la mitad oriental desde su ciudad capital de Alejandría, hogar de Cleopatra, que resultó ser su amante y tesorera. Antonio y Cleopatra tuvieron tres hijos juntos.  Hombre de débil moral, Antonio no le importó estar casado al mismo tiempo con la hermana de Octavio, Octavia, y tener dos hijos con ella.  Pero era un matrimonio político, y cuando se avecinaba la guerra con Octavio, Antonio se divorció de Octavia.

El enfrentamiento entre Octavio y Antonio se debía a que se estaban disputando cuál de los dos hombres podía reclamar con mayor derecho el trono del gran gobernante de Roma, Julio César, quien había sido asesinado una docena de años antes.  César era el comandante de Antonio, pero era el tío abuelo de Octavio; y había adoptado póstumamente al joven. Después, Octavio se llamó a sí mismo César. En aras de la claridad, los historiadores lo llaman Octavio.  Antonio reclamaba el legado de César debido a la relación que mantenía en ese momento con Cleopatra, que también era ex amante de César.

Durante más de una década, Antonio y Octavio oscilaron entre la cooperación y el conflicto, pero luego se fueron distanciando cada vez más. Octavio bloqueó la capacidad de Antonio para reclutar nuevos legionarios en Italia.  Antonio anunció sus planes de convertir a los hijos que había tenido con Cleopatra en líderes del Mediterráneo oriental.  Mirándose con recelo, ambos hombres construyeron flotas.  Cuando Antonio flaqueó en una batalla contra Persia, Octavio aprovechó el momento y declaró la guerra, aproximadamente un año antes del enfrentamiento en Actium.

En ese momento, Octavio lanzó una iniciativa de desinformación.  Su enemigo era un compatriota romano, pero el público romano no apoyaría una guerra civil. Así que Octavio en su lugar declaró la guerra a Cleopatra. La acusó de ser una hechicera extranjera que había acobardado al otrora noble Antonio.  Cleopatra no era una cualquiera: Era una ciudadana romana, muy culta y hablaba media docena de idiomas o más. Octavio también afirmó haber descubierto el último testamento de Antonio, en el cual supuestamente cedía su imperio a Cleopatra.

Algunos romanos se lo creyeron; otros no tanto.  Mientras tanto, Antonio y Cleopatra difundían su propia desinformación.  Apuntaban al vínculo ancestral de Octavio con César. De hecho, solo estaba emparentado con César a través de su madre. El padre de Octavio procedía de una familia romana próspera, pero de poca importancia. Antonio tergiversó el legado de Octavio e hizo acusaciones clasistas o racistas al respecto, convirtiendo a Octavio, dependiendo del público que lo escuchaba, en el heredero de un prestamista, de un panadero o de un africano.  En cambio, como Antonio procedía de la nobleza romana, apeló al Senado romano como el único verdadero defensor de la república que quedaba. Fue un grito de guerra tan eficaz que un tercio del Senado desertó a favor de Antonio y el resto quedó bajo la atenta vigilancia de Octavio.

Luego estaba la baza de Antonio, el hijo adolescente de Cleopatra, Ptolomeo XV César, más conocido como Cesarión, producto de la relación amorosa entre César y Cleopatra. Aunque César nunca reconoció formalmente al niño, permitió que Cleopatra le diera su nombre y la honró con una estatua en Roma que posiblemente la mostraba sosteniendo a Cesarión en sus brazos.  Cesarión permitió a Antonio y a Cleopatra argumentar, en efecto, que el verdadero César era el hijo de Cleopatra en Egipto.

Esta propaganda infundió la guerra.  Antonio utilizó monedas recién acuñadas con galeras de guerra y águilas legionarias para pagar a sus tropas, al tiempo que les recordaba su relación con Julio César.  Otras monedas celebraban a Antonio en una cara y a Cleopatra en la otra, mientras que otro juego llamaba a Cleopatra reina y daba a entender que era una diosa.

Por el contrario, Octavio emitía monedas que subrayaban su relación aún más estrecha con Julio César.  Al parecer, la moneda decía que Octavio era el "hijo de un hombre divinizado", César.  Una de las caras mostraba la estatua de César en su templo de Roma y la otra tenía a Octavio de perfil.

Desgraciadamente para Antonio y Cleopatra, Octavio contaba con sólidas ventajas militares, en especial la ayuda de un líder de combate superior, Marco Agripa.  Juntos, resolvieron la guerra, como la mayoría, con sangre y hierro.  Derrotaron a Antonio y a Cleopatra en Actium y los forzaron a quitarse la vida.  Octavio no tardó en tomar el nombre de Augusto, lo que lo convirtió en el primer emperador de Roma.

La propaganda no definió la guerra, pero permitió a cada bando reunir a sus tropas. La lección es clara: Los líderes inteligentes y despiadados no apuntan al verdadero enemigo sino al más conveniente.  El presidente ruso Vladimir Putin, por ejemplo, esconde su agresión contra Ucrania bajo el disfraz de "desnazificación".  Incluso los líderes más benévolos tergiversan los hechos a su conveniencia.  Es fundamental mirar detrás de la cortina y preguntar por la verdadera historia.  Si nuestros líderes son francos con nosotros, más poder para ellos.  Pero si están actuando como Octavio, ocultando el verdadero propósito de una guerra, o como Antonio, difamando a un rival, tenemos el deber de reaccionar.

Washington Post - Barry Strauss

Lea el artículo original aquí.

ÚLTIMAS NOTICIAS