El presidente Biden enfrenta un nuevo reto al contraerse inesperadamente la economía de EEUU a pesar de una inflación desbocada; pero hay claves que indican que no todo son malas noticias. FOTO: EFE/EPA/JIM LO SCALZO.

La contracción de la economía estadounidense fue de una tasa anualizada del 1,4 por ciento en los tres primeros meses del año.

La economía estadounidense se contrajo a una tasa anualizada del 1,4 por ciento en los tres primeros meses del año, el primer descenso de este tipo desde poco después de los cierres pandémicos de 2020. El marcado retroceso, tras más de un año de rápido crecimiento, ha impulsado a los responsables de políticas, los economistas, las empresas y las familias a evaluar la situación de la economía y lo que el último informe del PIB nos dice respecto a la trayectoria futura.

He aquí algunas formas de pensar sobre los datos de crecimiento económico, con un trasfondo de alta inflación, mercado laboral ajustado y la incertidumbre sobre una posible recesión en el futuro.

- ¿Qué hay detrás de la cifra del 1,4 por ciento?

Recapitulando, la economía estadounidense se contrajo bruscamente al principio de la pandemia, y luego se disparó en 2021. El año pasado, la economía creció un 5,7 por ciento, el ritmo más rápido en un año calendario desde 1984.

Los economistas no esperaban que la economía mantuviera el mismo impulso este año, a medida que los programas federales de estímulos iban desapareciendo y la Reserva Federal subía las tasas de interés para frenar el crecimiento y controlar la subida de los precios. Pero, de todas formas, los datos negativos del producto interno bruto fueron una sorpresa y ocultaron algunos signos de fortaleza, como el gasto de los consumidores.

La contracción alimentó los temores de que se produzca una recesión -definida como dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo-, al tiempo que la Reserva Federal estima llevar a cabo hasta siete subidas de tasas este año. Pero los economistas no están trazando una línea recta entre este informe del PIB y el mayor riesgo de recesión. Si la economía se contrae a finales de este año, podría deberse a diferentes motivos, como a un aumento demasiado agresivo de las tasas por parte de la Reserva Federal o a una reducción del gasto por parte de los consumidores, dicen los economistas.

"Mi gran pregunta en cuanto al futuro es: '¿Cuándo empezarán a cerrar sus billeteras?' Pero no es por este informe", dijo Beth Ann Bovino, economista en jefe para Estados Unidos en S&P Global Ratings. "De cara al futuro, ¿habrá un punto en el que la gente se quede sin margen de maniobra, empiece a sentir que está recurriendo demasiado a sus ahorros o se canse de pagar precios más altos?"

- Descenso de las compras de inventario.

Una de las grandes causas de la caída de la economía en el primer trimestre tuvo su origen en las llamadas compras de inventario que hacen los minoristas, referente a bienes que suelen adquirir las empresas aunque todavía no los necesiten.  Los minoristas suelen hacer sus compras con mucha antelación, para prepararse por ejemplo a la temporada de compras navideñas.  Y en algunos casos, las empresas se abastecen de insumos si les preocupan los retrasos en la cadena de suministro u otros problemas, como el aumento de los precios. Eso es lo que ocurrió a finales de 2021. ¿Recuerdan todos los problemas de la cadena de suministro? Los minoristas trajeron muchos productos con antelación para asegurarse de que no hubiera escasez durante las fiestas.

A principios de 2022, muchas de esas mismas empresas se dieron cuenta de que les sobraban suéteres, juguetes o aparatos y no necesitaban abastecerse más. Las compras de inventario son por sí mismas responsables de una gran parte de la caída del PIB de 0,84 puntos porcentuales.

- El aumento de las importaciones pesa sobre el PIB.

Estados Unidos no exportó tantos bienes en los tres primeros meses del año.  Además, el país importó muchas más cosas, en parte debido a los diferentes problemas de la cadena de suministro que han afectado a las empresas durante el último año, incluso ante la elevada demanda de los consumidores. Esa medida amplió el déficit comercial.

Y los mayores déficits comerciales tiene un papel importante en el cálculo del PIB.  El informe del PIB resta efectivamente todo lo que se compra a otros países, lo cual se traduce en un importante lastre para el PIB.  De hecho, la disminución de las exportaciones y el aumento de las importaciones, en conjunto, fueron responsables por 3,2 puntos porcentuales de la caída.

"La demanda de bienes es tan fuerte que los estadounidenses están recurriendo a la economía internacional para satisfacer la demanda", dijo Joe Brusuelas, economista en jefe de RSM.  "Hubo un aumento de la demanda de bienes, y ahí justamente, en pocas palabras, está el problema".

Las cifras del comercio internacional también suelen ser objeto de importantes revisiones tras las estimaciones iniciales del PIB.  La semana que viene saldrán datos más concretos. Por ahora, sin embargo, "el ámbito interno de la ecuación fue fuerte", dijo Bovino.

- Las otras fuerzas principales de la economía.

El informe sobre el PIB llega en un momento en el cual los gerentes de políticas y los economistas se enfrentan a dos problemas importantes de la economía: aumento de la inflación y un mercado laboral ajustado.

La inflación ha alcanzado sus niveles más altos de los últimos 40 años, con un aumento de precios del 8,5 por ciento en marzo respecto al año anterior. La Reserva Federal busca controlar la subida de los precios antes de que se enquisten aún más en la economía. Los Republicanos critican a la Reserva Federal por su lenta respuesta y culpan en gran medida a los esfuerzos de estímulo de los Demócratas del año pasado.

Mientras tanto, el mercado laboral ha mostrado una enorme fortaleza desde que 20 millones de puestos de trabajo se redujeron hace dos años. La tasa de desempleo sigue siendo notablemente baja -3,6 por ciento- y el mercado laboral ha sido un gran tema de conversación para la administración Biden.  Pero a los economistas y a los responsables políticos también les preocupa que el mercado laboral esté insosteniblemente activo.  Hay muchas más ofertas de empleo que personas para llenarlas, y el desajuste hace que la Reserva Federal intente frenar la demanda de trabajadores sin que la gente pierda su empleo.

Washington Post -  Alyssa Fowers y Rachel Siegel

Lea el artículo original aquí.

El presidente Biden enfrenta un nuevo reto al contraerse inesperadamente la economía de EEUU a pesar de una inflación desbocada; pero hay claves que indican que no todo son malas noticias.  FOTO: EFE/EPA/JIM LO SCALZO.