incendios forestales
FENÓMENO. En las últimas 24 horas no se registraron daños estructurales/Pixabay

Los incendios forestales que inciden en el suroeste de Estados Unidos ocupan a miles de bomberos. Mientras, las autoridades regionales prevén numerosas evacuaciones para evitar tragedias.

El fenómeno ha tenido fuerte impacto durante las últimas jornadas en el norte de Nueva México, donde el fuego se ha propagado por los fuertes vientos en la zona. La sequía se mantiene y con ello las malas noticias.

Traducido en números. El viernes, Estados Unidos registró el más extenso de los incendios en los últimos días, con un área de 303 kilómetros cuadrados tomada por las llamas al noreste de Santa Fe. Al fenómeno se sumaron los vientos, cuya fuerza impidieron que los bomberos actuaran por la vía aérea.

  • La propagación ha sido tan rápida en las últimas horas que atrás quedaron las predicciones de expertos en la materia.
  • Sin embargo, más fuerzas aéreas se encaminaron a las zonas afectadas para intentar frenar la veloz propagación del fuego.
  • Los vientos han soplado en los últimos días a un promedio de 65 millas por hora.
  • Hasta el momento han sido desplegados aproximadamente mil bomberos.

Sin filtro. “Estamos en una situación muy peligrosa. Los estados de evacuación están cambiando mientras hablamos”, señaló el comandante de incidentes de Nuevo México, Carl Schwope. El funcionario agregó que hasta el momento no ha habido nuevos informes relacionados con daños estructurales.

  • El último reporte vinculado a destrucción de estructuras se dio a conocer el jueves, cuando se anunciaron 166 casas destruidas en el condado de San Miguel.
  • Entretanto, el alguacil de Las Vegas -en el mismo estado-, Chris López, también se pronunció sobre el hecho: “Simplemente (vamos a) sacar a la gente del camino, esa ha sido la misión de hoy”.
  • La autoridad confirmó que los incendios forestales se dirigían en dirección a la ciudad; no obstante, el área no corre peligro.

¿Y ahora qué?. No todo se concentra en Nuevo México. Se estima que los incendios forestales comiencen a tomar forma en Arizona, Colorado, Texas, Oklahoma y Kansas, donde las autoridades locales esperan disponer más temprano que tarde de efectivos adscritos al cuerpo de bomberos.

Fuente principal de la noticia: ABC News