Foto EFE/EPA/STEVE POPE

La administración Biden anunció el lunes un nuevo plan para aliviar los costos de las viviendas en Estados Unidos, que incluyen acciones administrativas y legislativas.

La medida forma parte de una serie de pasos que emprende el gobierno para sobrellevar la inflación —una problemática que Biden calificó la semana como su “principal prioridad” de su agenda doméstica—y sus consecuencias en los estadounidenses, que incluye el alza de los precios de los alquileres.

El plan. El proyecto contempla una serie de acciones para aumentar la cantidad de oferta de viviendas y reducir los costos de los alquileres y propietarios de viviendas.

Entre las medidas está garantizar que las viviendas propiedad del gobierno lleguen a propietarios que vivirán en ellas, o a organizaciones sin fines de lucro que rehabilitarán los edificios, en lugar de grandes empresas de inversión que pueden descuidar las propiedades.

Un funcionario de la administración Biden dijo a CNN que la medida tiene como objetivo abordar "la tendencia creciente de las compras de viviendas unifamiliares por parte de grandes inversores institucionales".

El plan también incluye trabajar con el sector privado para abordar la interrupción en la cadena de suministro de los materiales de construcción.

La hoja informativa de la Casa Blanca señala que el plan “ayudará a cerrar el déficit de oferta de vivienda de Estados Unidos en 5 años, comenzando con la creación y preservación de cientos de miles de unidades de vivienda asequible en los próximos tres años“.

La administración pide al Congreso que apruebe el Unlocking Possibilities Program, que establece un nuevo programa de subvenciones de 1,75 mil millones de dólares para ayudar a los estados a eliminar barreras para la producción de viviendas asequibles. El programa sería administrado por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos (HUD, en inglés).

También instó a los legisladores a aprobar una solicitud para el presupuesto de 2023 que incluye 10 mil millones de dólares en subvenciones para los estados que ya han adoptado políticas para abordar las limitaciones de producción de vivienda.