Hombre estresado por el trabajo frente a computadora
Existe evidencia científica de que el exceso de trabajo puede tener un impacto negativo en la salud. Foto: Freepik

Trabajar muchas horas y lidiar con el estrés crónico puede tener un impacto duradero en la salud y el bienestar de una persona. Existe evidencia científica de que el exceso de trabajo puede tener un impacto negativo en la salud, aquí te contamos cómo reconocerlo y evitar consecuencias negativas en tu bienestar.

Todo empeoró con la pandemia. Si bien el concepto de exceso de trabajo no es nuevo, alcanzó un punto crucial durante la reciente pandemia de COVID-19. Durante este tiempo, la mudanza al trabajo desde casa y los confinamientos obligatorios llevaron a muchas personas a comenzar a trabajar más horas debido a la disolución de los límites entre el trabajo y el hogar.

Una encuesta realizada por la empresa de personal Robert Half en 2020 encontró que el 55% de los encuestados que hicieron la transición a arreglos de trabajo desde casa trabajaban los fines de semana, mientras que el 34% dijo que trabajaba más de 8 horas por día de manera regular.

  • La Oficina Nacional de Investigación Económica también informó que la duración de la jornada laboral promedio aumentó en 48,5 minutos durante la pandemia.

¿Cómo saber si tienes agotamiento? En mayo de 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó el agotamiento como un "fenómeno ocupacional" en el que el estrés laboral de una persona no se ha gestionado adecuadamente. Se puede caracterizar por sentirse cansado, sentirse negativo o cínico hacia su trabajo y/o por reducción de la eficacia profesional.

El director de salud integral y bienestar de Mayo Clinic Florida y director médico de meQuilibrium, Dr. Adam Perlman, dijo a Medical News Today que, si bien el cuerpo y el cerebro de una persona tienen una capacidad increíble para ser resistente y adaptable, tienen sus límites y necesitan ser atendidos para poder funcionar bien.

“Cuando trabajamos demasiado y no priorizamos el cuidado personal, no le damos al cuerpo o al cerebro lo que necesita para descansar y recuperarse”, agregó. “En última instancia, eso tiende a provocar angustia tanto física como mental”.

¿El exceso de trabajo aumenta el riesgo de muerte? Spoiler: Sí te puede matar. Con el exceso de trabajo y el agotamiento causando problemas de salud, uno bien puede preguntarse cómo esto puede afectar el riesgo de mortalidad de una persona.

La OMS informó que un aumento en las horas de trabajo contribuyó a la muerte de 745 mil personas por accidente cerebrovascular y cardiopatía isquémica en 2016, un aumento del 29% en comparación con los datos de 2000.

El estudio también mostró que aquellos que trabajaban 55 o más horas a la semana tenían un 35% más de riesgo de accidente cerebrovascular y un 17% más de riesgo de morir por cardiopatía isquémica en comparación con las personas que trabajaban de 35 a 40 horas a la semana.

La lista no termina. Los científicos también han asociado el exceso de trabajo con otras afecciones potencialmente mortales, incluidas las enfermedades cerebrovasculares y cardiovasculares, la diabetes tipo 2 y otras enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas, algunas formas de cáncer, artritis, enfermedad pulmonar crónica e hipertensión.

¿Cómo prevenir el exceso de trabajo? En primer lugar, dijo el Dr. Perlman, los empleadores deben mantener un diálogo abierto y líneas de comunicación con sus empleados para comprender realmente los desafíos de exceso de trabajo que pueden enfrentar.

La trabajadora social clínica, Iris Waichler, aconsejó a los empleadores que aborden los problemas y las preocupaciones sobre el exceso de trabajo creando oportunidades para días de salud mental y licencia médica familiar cuando ocurran crisis de salud u otras.

En cuanto a los propios empleados, Waichler aconsejó prestar atención a los cambios negativos en el cuerpo, el estado de ánimo y el comportamiento, y buscar ayuda cuando sea necesario.

También sugirió que "practicar técnicas de atención plena como el yoga" podría ayudar a aliviar el estrés. “La meditación y la respiración profunda pueden tener un efecto calmante, disminuir el ritmo cardíaco y la presión arterial y aliviar el estrés en el cuerpo. Incluso tomar un breve descanso en el trabajo y respirar profundamente puede ser útil”, señaló.

El género importa. Waichler también sugirió que los empleadores tengan a alguien con quien las empleadas, específicamente, se sientan cómodas hablando si experimentan síntomas de agotamiento, como cambios de humor o de comportamiento.

Los estudios muestran que las mujeres en el lugar de trabajo experimentan una mayor tasa de agotamiento en comparación con los hombres debido a las responsabilidades adicionales de la vida en el hogar.


Fuente principal de la noticia: Medical News Today