Foto: Archivo / Facebook de Capital Area Food Bank

La inflación en Estados Unidos ha golpeado los precios de la comida, cuyo incremento ha sido mayor en las últimas cuatro décadas. Esto ha generado que oleadas de personas acudan a los bancos de alimentos en todos los Estados Unidos, subiendo los niveles de la demanda mes a mes.

¿De qué estamos hablando? Los bancos de alimentos se esfuerzan para satisfacer la mayor parte de la demanda por la inflación y otros problemas. El presidente y director ejecutivo de la despensa del sureste de Virginia y la costa este, Christopher Tan, aseguró que normalmente los depósitos suelen estar más abastecidos, pero, las donaciones de comida han disminuido.

  • Las tiendas de comestibles se hicieron más eficientes con los pedidos en línea durante la pandemia, por lo que no tienen mucho más para dar.
  • Los retrasos en la cadena de suministro están interrumpiendo el ciclo de rotación normal, lo que se traduce en que los artículos que antes se entregaban en pocas semanas, no aparezcan durante meses.
  • Los cereales para desayuno, pasta, salsa para pastas, que son básicos en casi todos los bancos de alimentos ahora son muy difíciles de encontrar.
  • Por su parte, la presidenta de la organización sin fines de lucro Feeding America, Katie Fitzgerald, afirma que los proveedores de todo el país están recurriendo a las reservas de emergencia, cambiando productos más baratos, limitando la frecuencia con la que las personas pueden visitar o la cantidad de alimentos que pueden obtener de modo que puedan ampliar “su inventario para poder satisfacer las necesidades de más personas”.
  • Dicha organización ha solicitado al Congreso otra inyección de gastos de emergencia para ayudar a sus despensas y otros programas a comprar alimentos.

Lo que dicen los números. El miércoles, el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, anunció $2 mil millones en nuevos fondos para fortalecer las cadenas de suministro de alimentos.

  • “Nuestra experiencia es que este aumento en los costos de los alimentos y el combustible está creando una situación tan precaria para las personas que intentan alimentar a sus familias como ocurrió durante la pandemia”, afirma Fitzgerald.
  • Explica la líder de la organización que hace 30 o 40 años, los bancos de alimentos eran realmente un sistema de emergencia pensado para las personas que realmente no tenían opción, en la actualidad hay muchas personas que están presupuestando alimentos caritativos en su presupuesto anual.

Fuente principal de la noticia: NPR