Foto: Department of Labor & Industries

El Departamento de Trabajo e Industrias presentó a los empleadores el 1 de junio las normas de emergencia sobre exposición al calor exterior y el humo causado por incendios forestales, con el fin de proteger a los trabajadores agrícolas, de construcción, techadores y cuadrillas de caminos, entre otros.

Estas medidas procuran mantener seguros a los trabajadores durante el verano, teniendo como antecedente la ola de calor sin precedentes que vivió el país el año pasado.

Prevención ante el calor. Durante esta temporada, es común que las temperaturas pasen de los 89 grados, por lo que los empleadores deben seguir las siguientes normas:

  • Proporcionar agua lo suficientemente fría para que cada empleado beba al menos un cuarto de galón por hora.
  • Proveer sombra cerca y lo suficientemente grande para los trabajadores.
  • Alentar y permitir que los trabajadores tomen descansos preventivos pagados para refrescarse según sea necesario.
  • Permitir un descanso de enfriamiento pagado de 10 minutos cada dos horas.

Las normas actuales ya exhortan al acceso inmediato de un cuarto de galón de agua potable por trabajador por hora, así como un programa de seguridad para la exposición al calor al aire libre con capacitación y una respuesta adecuada para los empleados con síntomas de enfermedades relacionadas con las altas temperaturas.

  • Los empleadores pueden sustituir la sombra por otros medios para bajar la temperatura temporal, por ejemplo, un remolque con aire acondicionado.
  • Deberán monitorear las temperaturas y contar con un sistema, como el monitoreo regular por teléfono o radio.
  • Si algún trabajador se siente enfermo por el calor, debe ser relevado de sus tareas, y recibir sombra u otros medios para refrescarse.

Sobre los incendios forestales. El humo de este fenómeno climático contiene partículas finas que pueden llegar a los pulmones y causar graves problemas de salud.

La regla de emergencia del Departamento de Trabajo e Industrias requiere que los empleadores inspeccionen la calidad del aire y tomen medidas cuando los trabajadores al aire libre estén expuestos al humo de incendios forestales y el índice de calidad del aire (AQI).

  • Si el trabajador presenta lesiones por el humo, se debe hacer el seguimiento para determinar si requiere atención médica, de ser así, no se puede evitar que la tengan.
  • Si el AQI es de 69 o más, los contratantes deben limitar la exposición de sus trabajadores al humo reduciendo, reprogramando o reubicando el trabajo.
  • En AQI 69 o superior, tienen que proporcionar respiradores sin costo para los trabajadores, y estos pueden usar protección respiratoria si así lo desean.
  • En AQI 101, deben dar respiradores para uso voluntario, un aumento en la protección de la regla de humo de incendios forestales del año pasado.

Fuente principal: Department of Labor & Industries