El presidente del Banco Mudial, David Malpass, advirtió de los posibles problemas que enfrentan los paises en desarrollo al describir el retroceso experimentado en el mundo en cuanto a pobreza, educación y salarios. FOTO: Bloomberg por Andrew Harrer.
COMPARTE

La institución con sede en Washington recorta las predicciones de crecimiento y advierte que podría haber incumplimientos al estilo de los años 80.

La guerra de Rusia en Ucrania provocará que el crecimiento sea más lento de lo esperado en todos los países en desarrollo este año y el próximo, lo cual causará que millones de personas caigan en la pobreza extrema y aumentará el riesgo de una crisis de endeudamiento en los países de ingresos bajos y medios, advirtió el Banco Mundial.

Las consecuencias de la guerra exacerbarán los efectos de la pandemia, y dejará en la pobreza extrema a 75 millones de personas más de lo previsto en 2019, advirtió el banco en su última perspectiva económica publicada el martes.

"A principios de año esperábamos que las cosas empeoraran", dijo Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas Económicas del Banco Mundial. "Pero ahora mucho peor, y la respuesta política será fundamental para evitar que vayan de mucho peor a pésimas".

Y añadió: "El endurecimiento de las condiciones financieras en todo el mundo, que está siendo más rápido de lo previsto, podría empujar a los países a una crisis de deuda como la que vimos en la década de 1980.  Esa es una amenaza real y algo que nos preocupa".

El informe semestral de Perspectivas Económicas Mundiales del Banco Mundial señala que las condiciones mundiales actuales son similares a las de la década de 1970, cuando era necesario realizar fuertes subidas de las tasas de interés para controlar la inflación. Esas subidas de las tasas de interés provocaron una recesión mundial y una serie de crisis de deuda en las economías en desarrollo.

Aunque el sobresalto de los precios de los productos básicos ha sido menos grave hasta ahora, las nuevas subidas del costo de los bienes y los continuos brotes de Covid-19 podrían provocar alzas más pronunciadas de las tasas de interés, lo cual aumenta el riesgo de una mayor crisis de deuda.

Los bancos centrales están subiendo las tasas rápidamente en el mayor endurecimiento de la política monetaria desde hace más de dos décadas. En los tres meses transcurridos hasta finales de mayo, las autoridades monetarias anunciaron más de 60 subidas de tasas. Se esperan más en los próximos meses.

"Incluso los aumentos más pequeños en los costos de los préstamos serán un problema", dijo Franziska Ohnsorge, autora principal del informe. "Las tasas de interés mundiales eran más bajas en 2019 y el capital buscaba lugares para invertir. Eso va a cambiar, ya estamos viendo salidas [desde activos de mercados emergentes]".

Los datos del Banco Mundial muestran que la deuda externa de los países de bajos ingresos aumentó en $15.500 millones hasta alcanzar unos $166.000 millones en 2020. La deuda externa de los países de ingresos medios aumentó en $423.000 millones, hasta superar los $8.5tn (millones de millones), lo que los deja especialmente expuestos a subidas de tasas de interés más bruscas de lo previsto.

Según el escenario base del Banco Mundial, el crecimiento mundial caerá del 5,7 por ciento del año pasado al 2,9 por ciento este año y será del 3 por ciento en 2023.

Pero las subidas de las tasas de interés y de los precios de la energía más elevadas de lo previsto, y la continuación de Covid-19 reducirían el crecimiento mundial al 2,1 por ciento este año y a solo el 1,5 por ciento en 2023.

En las economías avanzadas, el crecimiento fue del 5,1 por ciento el año pasado, y se prevé que caiga al 2,6 por ciento este año y al 2,2 por ciento en 2023 según el escenario base del Banco Mundial. Esta cifra podría descender al 2 por ciento este año y a solo el 0,8 por ciento el año que viene si esos riesgos se materializan.

El crecimiento de las economías emergentes y en desarrollo fue del 6,6 por ciento el año pasado y se reducirá al 3,4 por ciento este año y al 4,2 por ciento el próximo.  En el escenario riesgoso, caería al 2,2 por ciento este año antes de recuperarse parcialmente al 2,6 por ciento en 2023.

El informe concluye que debido al impacto combinado de la pandemia y la guerra, la producción económica mundial en los cinco años que van de 2020 a 2024 será más de un 20 por ciento inferior al nivel que supone el crecimiento tendencial entre 2010 y 2019.

El impacto sobre los países pobres será mucho mayor, ya que la producción en las economías emergentes y en desarrollo será un tercio menor de lo previsto y la producción en los países en desarrollo importadores de productos básicos - especialmente afectados por la fuerte subida de los precios de los alimentos y el combustible provocada por la invasión de Rusia - será más de un 40 por ciento menor de lo previsto.

Jonathan Wheatley

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS