El presidente de la junta directiva de la Fed, Jerome Powell, ha dicho que la meta sigue siendo volver a una inflación del 2%, pero algunos de sus colegas de Junta advierten que eso tomará al menos dos años. FOTO: Bloomberg por Al Drago.

La gobernadora de la Fed de Cleveland aseguró que no “prevé una recesión" pero agregó que los riesgos son cada vez mayores.

Los riesgos de entrar en recesión son cada vez mayores y la inflación tardará "un par de años" en volver al objetivo del 2 por ciento que estableció la Reserva Federal de EEUU, declaró el domingo Loretta Mester, presidenta de la Fed de Cleveland.

"No estoy prediciendo una recesión", dijo. "Los riesgos de entrar en recesión están aumentando, en parte porque el giro de la política monetaria podría haber sido un poco antes de lo que fue.  Lo estamos haciendo ahora al subir las tasas de interés, pero, por supuesto, también están sucediendo muchas otras cosas", dijo en el programa Face the Nation de la CBS.

"Tenemos una disminución del crecimiento ... y eso está bien; queremos ver cierta ralentización de la demanda para que esté más en línea con la oferta".

Mester afirmó que, si bien la política monetaria puede tener como objetivo que haya demanda excesiva en la economía, se necesitará tiempo para que la oferta "vuelva a estar mejor equilibrada".

"No veremos una inflación del 2 por ciento inmediatamente, tardará un par de años, pero irá bajando", dijo.

La secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, admitió el domingo que la economía se desacelerará, pero dijo que una recesión no es "inevitable".

"Espero que la economía se ralentice, ha estado creciendo a un ritmo muy rápido al tiempo que el mercado laboral se ha recuperado y hemos logrado tener pleno empleo", dijo Yellen en el programa This Week de la cadena ABC.  "Esperamos una transición hacia un crecimiento constante y estable, pero no creo que una recesión sea en absoluto inevitable".

La Reserva Federal subió esta semana su principal tasa de interés en 0,75 puntos porcentuales, la primera vez que lo hace desde 1994.

También sentó las bases para una política monetaria mucho más estricta a corto plazo, ya que los funcionarios proyectan que las tasas subirán hasta el 3,8 por ciento en 2023 y la mayoría de esas subidas están previstas para este año. La tasa de interés de los fondos federales se sitúa ahora entre el 1,5 por ciento y el 1,75 por ciento.

El sábado, el gobernador de la Fed, Christopher Waller, dijo que, si como se prevé, los datos muestran que la inflación no se ha moderado lo suficiente, apoyará otra subida de las tasas de interés de 0,75 puntos porcentuales en la próxima reunión del banco central en julio.

El presidente de la Fed, Jay Powell, afirmó que su objetivo es reducir la inflación y mantener un mercado laboral fuerte.

"Eso va a requerir habilidad y suerte, pero creo que es posible", expresó Yellen.

Yellen dijo que, aunque el gasto de los consumidores se mostraba volátil mes a mes, en general seguía siendo fuerte y no espera que una caída del gasto vaya a provocar una recesión.

"Está claro que la mayoría de los consumidores, incluso los hogares con menores ingresos, siguen teniendo reservas de ahorro que les permiten mantener el gasto", dijo la secretaria del Tesoro. "No veo que una caída del gasto de los consumidores sea una causa probable de la recesión en los próximos meses".

El mercado laboral también se mantiene fuerte, señaló, ya que por cada trabajador desempleado hay dos puestos de trabajo.

Yellen reiteró el argumento de la administración Biden de que la guerra de Rusia contra Ucrania es en parte culpable de la alta inflación porque ha disparado los precios mundiales de los alimentos y la energía. La interrupción de la cadena de suministro por los cierres en China también contribuyó, señaló. Aunque estos factores no cambiarán inmediatamente, dijo que espera que la inflación baje.

"Espero que en los próximos meses el ritmo de la inflación disminuya, aunque hay que recordar que hay muchas incertidumbres relacionadas con el desarrollo mundial", agregó.

Otros altos funcionarios repitieron el domingo la narrativa de que la recesión no era inevitable, incluso cuando las encuestas muestran que los economistas y los líderes empresariales esperan que entremos en recesión el próximo año.

"La situación actual es que la economía está en transición, y en la última semana he hablado con directores ejecutivos de todos los sectores de la economía, que están buscando la manera de lograr la transición", dijo Brian Deese, director del Consejo Económico Nacional de Estados Unidos.

Deese declaró que Joe Biden y el Congreso están trabajando en la legislación para reducir costos, incluidos los de los medicamentos de venta con receta y los servicios públicos. "Trabajar con el Congreso para aprobar una legislación que reduzca los costos que las familias enfrentan ahora mismo es la medida con mayor efecto que podemos tomar en este momento", dijo.

La Casa Blanca también quiere que el paquete incluya reformas fiscales que reduzcan el déficit y está trabajando con el líder de la mayoría Demócrata en el Senado, Chuck Schumer, para implementar medidas en las próximas semanas, afirmó Deese.

Biden también quiere reducir los precios de la gasolina, y altos funcionarios de la administración dijeron el domingo que Estados Unidos está analizando una moratoria al impuesto federal sobre la gasolina.  Yellen sostuvo que es "una idea que ciertamente vale la pena considerar" y que Biden quiere trabajar con el Congreso para bajar los precios de la gasolina.

La secretaria de Energía, Jennifer Granholm, confirmó en CNN que el gobierno de Biden está evaluando una propuesta para una exención del impuesto sobre la gasolina.

Felicia Schwartz

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.