Miguel Cabrera / Foto captura de MLB Network
COMPARTE

El venezolano Miguel Cabrera entró este martes al Olimpo que reúne a los grandes dioses remolcadores de carreras en las Grandes Ligas.

Cabrera encontró a su compañero Robbie Grossman corriendo en tercera base, en el quinto inning del duelo entre los Tigres y los Gigantes, en San Francisco. Y con un sencillo al jardín derecho, completó la elitesca meta.

El jugador nacido en Maracay llegó a 1.828 impulsadas en la MLB. Y con eso, igualó al legendario Al Simmons en la vigésima casilla de todos los tiempos.

Más de 22.700 peloteros han pasado por el Big Show. Y Cabrera ya ocupa uno de los 20 primeros lugares de la historia en producción total de anotaciones.

El incogible, además, le permitió romper el empate que mantenía en otro escalafón con el gran Rickey Henderson, a quien dejó atrás con 3.056 hits.

Cabrera está disfrutando de una sólida temporada. Aunque la lesión crónica en las rodillas le impide sumar extrabases, el batazo le aseguró terminar la jornada sobre .300, una vez más.

Tiene 39 años de edad y batea sobre las tres centenas en una campaña en la que la media en la Gran Carpa es de .242, es algo difícil de creer.

UN VERDADERO HITO

La fletada número 1.828 es un verdadero hito, superior incluso al número de indiscutibles que sigue sumando prácticamente todos los días.

Cabrera tiene por delante a otros 25 toleteros con más cohetes que él en la lista de quienes han superado los 3.000 hits. En cambio, solo 19 sluggers acumulan más remolques que el aragüeño. Y muy pronto será uno de los 15 mejores en este conteo. Porque lo que viene es una fiesta.

El venezolano necesita llevar a casa tan solo 16 carreras más para dejar atrás a un verdadero repóquer de ases de las Grandes Ligas. Está a tiro del dominicano Manny Ramírez (1.831), Dave Winfield (1.833), el cubano Rafael Palmeiro (1.835), Ken Griffey Jr. (1.836), Ted Williams (1.839) y Carl Yastrzemski (1.844).

Yaz ocupa la casilla 14 de todos los tiempos.

Cabrera acumuló 11 torneos consecutivos sobre 100 remolques y 12 en total por arriba de las tres cifras. Y ahora, con 20 temporadas en sus alforjas y una más en su contrato, ya puede empezar a sacar cuentas definitivas sobre su lugar en la historia.

Ese lugar es único. Nadie en el club de los 3.000 hits ha dado también 500 jonrones y 600 dobles, con 1.800 empujadas y una Triple Corona de bateo. Y desde ese Olimpo que ocupa se observa con más claridad la placa de bronce que le espera en Cooperstown.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS