snacks
Los snaks ayudan a satisfacer necesidades energéticas y a incorporar más nutrientes a las dietas diarias. Credit: Pexels.

Los refrigerios proporcionan alrededor de 500 calorías  diarias a las personas y si se agrega a las comidas ya consumidas, el hábito de comer snacks podría conducir a un aumento de peso de una libra por semana. Por eso te comentamos consejos para merendar de forma saludable.

Los snaks no son malos, ayudan a satisfacer necesidades energéticas y a incorporar más nutrientes a las dietas diarias. Sin embargo, al elegir una merienda hay que priorizar los nutrientes en vez de las calorías.

La merienda ideal contiene tres nutrientes clave: fibra, proteína y grasa saludable. Este trío de ingredientes en snacks  mantienen a las personas satisfechas por más tiempo y estabiliza los niveles de azúcar en la sangre, lo que ayuda a bajar los antojos.

Christy Brissette, dietista registrada, escritora de nutrición y colaboradora de televisión, escribió un artículo en The Washington Post en el que explicó que para merendar lo ideal es elegir una combinación de alimentos integrales para marcar cada nutriente.

“Sí, una barra de proteína podría tener los tres nutrientes. Pero los refrigerios preenvasados ​​a menudo contienen azúcares agregados, sodio y grasas saturadas o trans que la mayoría de nosotros no necesitamos”, expresó.

Si a las personas les gustan las barras energéticas, la experta recomendó que consuman las que tengan al menos 10 gramos de proteína, dos gramos de fibra y están hechas con ingredientes alimenticios reales.

¿Qué tener en cuenta al momento de merendar de forma saludable?

Brissette recomendó merendar productos frescos enteros como frutas, verduras o vegetales ya que contienen vitaminas, minerales y antioxidantes que son esenciales para su salud y bienestar.

“Además de todo eso, probablemente ahorrará dinero al crear sus propios refrigerios con alimentos mínimamente procesados”, escribió.

Para las verduras frescas, experimente con diferentes mezclas de tomates cherry, rábanos, palitos de apio, palitos de zanahoria o chips de zanahoria, rodajas de pepino, guisantes, rodajas de pimiento morrón, palitos de jícama y lanzas de calabacín.

Para las frutas, alterne entre manzanas, naranjas, peras, ciruelas, uvas, bayas congeladas o frescas, mango, piña, melón y más.

También puede comer frutas secas como pasas, arándanos secos y albaricoques.

Porciones y tiempo para merendar

Para estabilizar los niveles de azúcar en la sangre y evitar tener demasiada hambre, exhortó que como regla general se puede  comer cada tres o cuatro horas.

La mayoría de las personas necesitan un refrigerio entre el almuerzo y la cena porque esto puede ser un lapso de seis o siete horas.

La dietista explicó que dependiendo de las necesidades energéticas de las personas, es posible que sus refrigerios deban ser más pequeños o más grandes.

“Para la mayoría de las personas, un refrigerio puede tener de 200 a 300 calorías, pero alguien que es particularmente activo podría necesitar una merienda que se parezca más a una comida y esté más cerca de las 500 calorías”, agregó.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post.

ÚLTIMAS NOTICIAS