Empresas de tecnología financiera como Robinhood han sufrido pérdidas considerables en el presente ambiente económico de aumento de tasas e inflación. FOTO: Bloomberg por Gabby Jones.

Las compañías digitales que tuvieron un auge durante los cierres por la pandemia se ven golpeadas por el temor a que no puedan aguantar una recesión.

Casi quinientos millardos de dólares han sido borrados de la valoración de las empresas de tecnología financiera, las cuales en su día eran de alto crecimiento y habían aprovechado un auge en ofertas públicas iniciales durante la pandemia.

Más de 30 de las denominadas fintechs comenzaron a cotizar en EEUU desde el inicio de 2020, según datos de CB Insights, período en cual los inversionistas acudían en masa a las empresas que creían que podían beneficiarse de un cambio a largo plazo hacia la digitalización acelerada por la pandemia.

No obstante, debido a la preocupación por la subida de las tasas de interés, la falta de ganancias y modelos de negocio no probados frente a una posible recesión, estas empresas han sufrido la peor parte de la venta masiva de este año.

Las acciones del sector de tecnología financiera que comenzaron a cotizar recientemente han caído en promedio más del 50 por ciento desde principios de año, según un análisis del Financial Times, en comparación con la caída del 29 por ciento del Nasdaq Composite.  Su capitalización de mercado acumulada ha disminuido $156 millardos en 2022. Si se mide cada acción desde su máximo histórico, se han perdido unos $460 millardos.

La actualización del segundo trimestre que presentó la semana pasada el prestamista online Upstart tipificó los retos a los que se enfrentan muchas fintechs.  La empresa, que dice utilizar la inteligencia artificial para tomar decisiones sobre los préstamos al consumo, culpó a la "tumultuosa economía" de desacelerar el crecimiento de los ingresos y aumentar las pérdidas.

Esto se agudiza si se compara con el resultado excepcionalmente sólido en el mismo trimestre del año pasado, cuando el impacto de los cierres económicos de 2020 llevó a un crecimiento anual de los ingresos de más del 1.000 por ciento.

Las presiones también han afectado a empresas más consolidadas como PayPal y Block -antes conocida como Square-, que han perdido casi $300 millardos de capitalización bursátil entre las dos este año.

El descenso de las valoraciones en el mercado público se ha filtrado a las empresas privadas. Klarna redujo su precio de $46 millardos a menos de $7 millardos en una ronda de financiamiento privado a principios de este mes y, esta semana, el Wall Street Journal informó que Stripe había reducido su valoración interna en más de una cuarta parte.

Dan Dolev, analista de Mizuho, dijo que el sector de tecnología financiera -en particular las empresas de pagos digitales- fueron "la primera parte del sector tecnológico que se benefició en gran medida del Covid, porque todo el mundo estaba atrapado en casa y compraba cosas en línea".

"Ahora también están corrigiendo a la baja más que otros sectores”.

Dolev dijo que esperaba ver un repunte de muchas empresas en el segundo semestre, ya que las comparaciones interanuales son más favorecedoras.

Algunas empresas también se enfrentan a la presión adicional de los reguladores. La Comisión Nacional de Valores (SEC por sus siglas en inglés) está revisando los conflictos de intereses que se preciben en el "pago por flujo de órdenes", la principal fuente de ingresos del corredor de bolsa online Robinhood, y el presidente de la SEC, Gary Gensler, pidió una supervisión más clara de los mercados de criptomonedas.  La Oficina para la Protección Financiera del Consumidor también en diciembre pasado inició una investigación sobre las empresas de créditos blandos "compre ahora, pague después".

Los resultados de los servicios financieros tradicionales también se han visto afectados.  El viernes, Wells Fargo achacó el incumplimiento de las expectativas de ingresos de los analistas a que su cartera de inversiones perdió $576 millones de su valor.  Wells Fargo Strategic Capital fue uno de los mayores inversionistas en fintechs el año pasado, según CB Insights.

A pesar de la letanía de desafíos, muchos inversionistas siguen apostando por el sector. El fondo de cotización electrónica (ETF) ARK Fintech Innovation de Cathie Wood, uno de los fondos más populares dedicados al sector, se ha desplomado un 62 por ciento este año, pero las salidas netas han sido inferiores a $90 millones, un monto mínimo frente los $2,7 millardos en los dos años anteriores.  Luego de un fuerte descenso a principios de año, los inversionistas añadieron $31 millones netos desde principios de junio.

Pedro Palandrani, director de investigación de Global X, que gestiona otro ETF centrado en la industria de las tecnologías financieras, dijo: "Es probable que en lo que queda de 2022 sigamos viendo a algunas de estas empresas enfrentarse a presiones por que el aumento de las tasas va a crear desafíos para las empresas en el lado de los préstamos, particularmente la de créditos blandos al consumo".

Sin embargo, añadió que "a pesar del aumento de los riesgos en el mercado, solo hemos perdido unos $40 millones en salidas netas en lo que va de año... esto demuestra que los inversionistas siguen creyendo mucho en este sector a largo plazo".

Nicholas Megaw y Imani Moise en Nueva York

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

ÚLTIMAS NOTICIAS