Arabia Saudita redujo su producción de petróleo a 2 millones de barriles diarios. Foto: EFE
COMPARTE

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el martes que Arabia Saudita tendría “consecuencias” por la decisión que tomó la semana pasada de reducir el suministro mundial de petróleo.

El contexto: Arabia Saudita redujo su producción a 2 millones de barriles por día poco después de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, retomara las amenazas nucleares que realizó cuando invadió Ucrania en febrero.

  • La decisión de Arabia Saudita fue anunciada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) la semana pasada. Se trata del mayor recorte de producción petrolera desde que inició la pandemia.
  • EEUU reevaluará su relación con Arabia Saudita después de la “decisión de la OPEP de alinear su política energética con la guerra de Rusia”, comentó el martes la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.
  • Un portavoz de la Casa Blanca indicó que Biden está abierto a las propuestas de un grupo de legisladores estadounidenses que penalizarían al país de Medio Oriente, incluso limitando la cooperación en seguridad y la venta de armas.

¿Y ahora qué…? Arabia Saudita respondió a las críticas diciendo que la decisión se basó en “consideraciones económicas” y no en “motivaciones políticas” contra Estados Unidos, según una declaración hecha el jueves por un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores arabe.

  • La declaración hecha por el reino sugiere que la administración de Biden pidió a Arabia Saudita posponer el recorte petrolero por un mes, lo que retrasaría las consecuencias hasta después de las elecciones intermedias.
  • Los saudíes rechazaron las críticas de que la decisión significaba ponerse del lado de Rusia en su guerra contra Ucrania; y expresaron que “Cualquier intento de distorsionar los hechos sobre su posición respecto a la crisis en Ucrania es desafortunado”.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS