Los trabajadores suben a un camión que llegó para recoger a los jornaleros en Fort Myers, Florida, el 14 de octubre. Foto: Sarah L. Voisin/The Washington Post
COMPARTE

Florida se encuentra entre los escombros que dejó el paso del huracán Ian y la posición antimigrante de su gobernador, Ron DeSantis.

Ian, que ingresó el 28 de septiembre por las costas a Florida, dejó más de 100 muertos, 26 mil 500 damnificados y más de $446 millones en subvenciones a los hogares afectados, según reportó EFE basándose en datos de la  la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).

Los migrantes, que están sin trabajo y necesitan dinero para proveer a sus familias, han viajado hasta el llamado estado del sol para participar en las reparaciones de los daños.

En busca de trabajo. Antonio, trabajador de costrucción de 48 años, volvió a Florida luego de haber sido deportado por las autoridades estadounidenses aunque ya tenía 20 años en el país.

Duerme en su camioneta dentro del estacionamiento de una tienda de descuentos mientras espera que alguien se le acerque y le ofrezca trabajo. También algo nervioso por las declaraciones de DeSantis en contra de la llegada de migrantes a Florida.

"No estamos aquí para robar; estamos aquí para trabajar", aseguró el hombre, que en medio de la tragedia ve una oportunidad para obtener empleo.

  • Aunque DeSantis mostró su posición de no recibir migrantes en su estado enviando un avión con 48 venezolanos desde Texas hasta Massachussetts; 14 días después llegó Ian a Florida y le generó miles de millones de dólares en daños. Los migrantes han llegado con la intención de reconstruir y se unieron a miles de personas que ya estaban allí y que los gerentes de construcción afirman que son muy necesarios.
  • Florida, liderada por los republicanos se encuentran en una posición incómoda mientras buscan recuperarse: desempleo bajo, escasez de trabajadores de construcción y una población anciana por encima del promedio, ¿puede reconstruirse sin los migrantes?
  • Una agente de bienes raíces que no quiso dar su edad o afiliación política y que se identificó como Nancy Randall, expresó su deseo de que los migrantes enviados a Martha's Vineyard volvieran a Florida, luego de que Ian hundiera bajo cuatro pies de agua su casa de persianas verdes ubicada en Nápoles. "Necesitamos todos los ayudantes que podamos conseguir", aseveró.

Los números. La construcción es uno de los sectores que mayormente emplea migrantes indocumentados, con 1,4 millones de trabajadores en todo el país que ocupan más de 1 de cada 10 puestos de trabajo, según los investigadores.

Te puede interesar: Trabajadores inmigrantes pueden ser explotados mientras reconstruyen Florida

  • A nivel nacional, los migrantes representan el 23% de los trabajadores de la construcción, el 38% de los constructores de paneles de yeso y el 32% de los techadores, asegura un informe emitido el año pasado por el Centro para el Progreso Estadounidense, organización sin fines de lucro.
  • Texas, estado en el que su líder del partido republicano, Greg Abbot, paga por llevar a quienes cruzan la frontera a otros estados demócratas y al distrito de Columbia, registra el número más alto de trabajadores de la construcción migrantes, con 311 mil.
  • Por su parte, antes de Ian, Florida contaba con más de 100mil trabajadores de la construcción indocumentados, según los datos más recientes emitidos por la organización no partidista Instituto de Política Migratoria.

¿Cómo se movilizan? En las adyacencias del suroeste de Florida, los conductores de camionetas blancas llegan antes del amanecer para recoger a los trabajadores que se encuentran en las aceras y los estacionamientos.

  • Ofrecen trabajo en la demolición de edificios dañados por tormentas en la próspera isla de Sanibel y techos con lonas en Fort Myers. Otros trabajadores son empleados para arrancar pisos empapados en lugares como Bonita Springs. Algunos contratistas pagan $7 la hora y otros $200 por día.
  • Los trabajadores indocumentados en comunidades devastadas por huracanes aseguraron que sus teléfonos se iluminaron con ofertas luego del desastre ocasionado por Ian en restaurantes, complejos turísticos y causara inundaciones a lo largo del oeste de Florida.
  • Según defensores, los reclutadores incluso llegaron a presentarse en Nueva York para contratar a venezolanos que fueron enviados en autobús por los gobernadores republicanos.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS