Foto: Cortesía @CODHEM
COMPARTE

Irma Felipe, quien estuvo privada de libertad 18 años en México luego de ser hallada culpable del delito de homicidio en agravio de su propio hijo, al que abortó en la parte final de su embarazo luego de recibir una golpiza de su entonces pareja sentimental, fue liberada el 18 de enero.

La mujer de origen indígena, que vivía en el municipio de Jiquipilco, ubicado al norte de México, salió este miércoles de la Penitenciaría Femenil de Nezahualcóyotl luego de recibir el beneficio de una amnistía.

18 años tuvieron que pasar para que por fin pudiese reencontrarse con su madre, hermana e hijos, quienes lucharon de la mano de organizaciones y de la Comisión de Derechos Humanos para poder abrazarla fuera de la cárcel.

Zenaida Esquivel, madre de Felipe afirmó: "Llevo 18 años buscando la libertad de mi hija y doy gracias a Dios y a todos los que han hecho posible esto, que pueda volver a ver a mi hija".

Te puede interesar: Fiscalía de Morelos encubrió feminicidio de Ariadna Fernanda

Irma Felipe, que ahora tiene 40 años de edad, dijo al salir de la cárcel que esta solo fue una pausa en su vida y que seguirá luchando por sus sueños. Buscará continuar con sus estudios, reseñó Milenio.

En una entrevista concedida a N Mas, la mujer expresó: "Fue una pesadilla, pero ahora con el apoyo de la Comisión estoy libre de una sentencia de 45 años, estoy muy contenta, estos 18 años los he tomado como un aprendizaje de vida, siempre he procurado ver hacia adelante".

¿Qué pasó con el caso de Irma?

En el año 2005, aparentemente su esposo le propinó una golpiza a Irma por celos, lo que le provocó un aborto. Fue detenida en ese mismo año bajo el delito de homicidio aunque realmente fue la víctima. Un juez con sede en Ixtlahuaca la condenó a 43 años de cárcel.

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (COHEM), Myrna García Morón, detalló que la ONG tomó el caso por la injusticia que se cometió en contra de Irma. Aunque el proceso fue largo, se logró su liberación.

“Infanticidio, que es por lo que debieron que haber sentenciado a Irma y no por homicidio agravado y saben que trae una carga subjetiva de muchos reproches de estereotipos de la mujer, los operadores jurídicos vemos la necesidad de que se refuerce la justicia con perspectiva de derechos humanos”, explicó.

COMPARTE

MÁS INFORMACIÓN


ÚLTIMAS NOTICIAS