Autoridades advierten que no se puede renunciar a las pruebas pese a vacunación

Las cifras más bajas de pruebas podrían evitar el reconocimiento de un aumento futuro de casos o el impacto de la próxima variante

por | Feb 28, 2021

SALUD. Se ha reducido la aplicación de pruebas en el DMV/EFE

Las pruebas de coronavirus se redujeron en al menos un tercio desde su pico durante las vacaciones de invierno en la región metropolitana de Washington, lo que generó preocupación entre los expertos en salud pública. A juicio de estos, las cifras más bajas de pruebas podrían evitar el reconocimiento de un aumento futuro de casos o el impacto de la próxima variante.

Hay varias razones para la caída. A medida que los gobiernos estatales y locales se centran en la distribución de la vacuna contra el coronavirus, han desviado recursos de los eventos de prueba a gran escala. Los profesionales médicos dicen que menos personas informan haber experimentado síntomas que les hacen buscar pruebas. Y la fatiga pandémica ha comenzado, disminuyendo el entusiasmo del público por hacerse la prueba.

Pero un año después de la pandemia, los expertos en salud pública instan a las personas a permanecer atentas a hacerse la prueba, no solo para protegerse a sí mismos y la salud de quienes los rodean, sino también para ayudar a los funcionarios a comprender el alcance de la propagación del virus en la comunidad.

"Es como si estuviéramos en un cambio de paradigma importante en esta pandemia y el mundo hubiera pasado del mundo de las pruebas al mundo de la vacunación", dijo Boris Lushniak, excirujano general en funciones de EEUU y decano de la Universidad de Maryland Escuela de Salud Pública. “Pero el problema es, y este es un problema importante, que no podemos renunciar a las pruebas. Si abandonamos las pruebas, este incendio forestal de COVID-19 se extenderá a nuestras comunidades mientras intentamos apagarlo en diferentes bosques".

Cuidados y falta de pruebas

Los gobernadores y los funcionarios de salud pública monitorean de cerca la cantidad de nuevas infecciones en comparación con la cantidad de pruebas que se realizan para ayudarlos a decidir si es seguro relajar las restricciones sobre actividades como cenas y reuniones en el interior.

Por lo general, apuntan a una “tasa de positividad” sostenida del 5 por ciento o menos, el punto de referencia establecido la primavera pasada por la Organización Mundial de la Salud para guiar a los gobiernos en la reapertura.


La semana pasada, tanto DC como Maryland informaron tasas de positividad por debajo de ese punto de referencia: un promedio móvil de siete días de 4.6 por ciento en el Distrito y 3.7 por ciento en Maryland. En Virginia, la tasa de positividad fue del 7.8 por ciento.

Las autoridades dicen que tendrían que aumentar las pruebas si la cantidad de estas disminuyen a medida que aumenta la cantidad de infecciones positivas, lo que indicaría que no se están haciendo pruebas a suficientes personas con síntomas y sin ellos para reflejar con precisión la tasa de infección, pero en este momento ambas cifras están cayendo. Las tres jurisdicciones han informado de una caída en las infecciones en las últimas semanas.

Aún así, los funcionarios señalaron que los números de las pruebas están a la par con los niveles observados el otoño pasado y mucho mayores que el verano pasado, cuando los sitios de prueba vieron largas filas y una gran demanda.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino


MÁS LEÍDAS