AYUDA. Mi Casa busca evitar el desplazamiento de las comunidades que forman parte de DC. Ellos ayudan a los inquilinos a organizarse como cooperativas y los llevan de la mano en el proceso de compra de sus departamentos. | FOTO: Mi Casa FB Page

La brecha en la disponibilidad de vivienda de precios asequibles para hogares latinos, afroamericanos y de otras minorías, es hoy más grande que nunca debido a los efectos de la pandemia del COVID-19. El JPMorgan Chase Institute ha demostrado que casi uno de cada cuatro inquilinos experimentó una caída superior al 10 por ciento en sus ingresos totales durante la pandemia, incluso después de tener las ayudas del gobierno, ya que no contaban con la capacidad para sobrellevar la situación como los propietarios de viviendas, lo que crea vulnerabilidad económica tanto para los inquilinos como para los propietarios. Mientras que en centros urbanos como Washington DC, comprar una vivienda a precio asequible es casi imposible desde hace ya varios años.

Por estas razones, a mediados de junio, JPMorgan Chase anunció nuevas medidas para abordar la brecha en la disponibilidad de viviendas a precios asequibles como parte de su compromiso de $30 billones para ayudar a avanzar hacia la equidad racial e impulsar una recuperación inclusiva. A través de una combinación de recursos empresariales, filantrópicos, de datos y políticas, la firma aspira a mejorar la accesibilidad y la estabilidad de la vivienda, así como las oportunidades para que los hogares latinos y afroamericanos obtengan casas.

Esto comprende un compromiso filantrópico de $400 millones a cinco años que incluye préstamos de bajo costo, capital y subsidios dirigidos a organizaciones sin fines de lucro y organizaciones en el área de la vivienda a precios asequibles que trabajan para mejorar la accesibilidad y la estabilidad de la vivienda para las comunidades latinas y afroamericanas.

El compromiso filantrópico de JPMorgan Chase de $400 millones ayudará durante cinco años a afrontar la crisis en el área de la vivienda para los hogares latinos y afroamericanos.

“Tras la crisis inmobiliaria de 2008 cada vez es más difícil comprar o alquilar viviendas a precios asequibles en Estados Unidos, es por eso que nosotros anunciamos este compromiso de $400 millones para aumentar la disponibilidad de vivienda a precios asequibles en el país, el fin es impulsar una recuperación inclusiva y equitativa”, dijo Abigail Suárez, vicepresidenta de la Fundación JPMorgan Chase en el área de Community Development.

Desde su cargo, Suárez tiene entre sus funciones ejecutar la estrategia detrás del compromiso de $400 millones en el área de vivienda, identificando organizaciones sin fines de lucro a nivel local, como Mi Casa en Washington DC, a las que JPMorgan Chase les da capital y subsidios para que amplíen el acceso a la vivienda en sus comunidades.

“Mi Casa es un socio muy importante porque ellos organizan y ayudan a los inquilinos que quieren comprar sus edificios, ellos retiran las viviendas del mercado especulativo y previenen el desplazamiento al poner al alcance de las comunidades latinas y afroamericanas de DC el sueño de tener una casa propia”, explicó Suárez.

“Lo que Mi Casa hace es usar una política local de Washington DC que se llama TOPA (Tenant Opportunity to Purchase Act) y que les da el derecho a los inquilinos de comprar el edificio cuando este se pone en venta. Ellos los organizan y los ayuda a conseguir financiamiento para comprar sus departamentos”, dijo Suárez. “Lo que más me impresiona de Mi Casa es su enfoque en luchar para que las comunidades latinas y afroamericanas sean centros de oportunidad y desarrollo. Tienen un modelo muy cercano a las comunidades y van de edificio en edificio hablando con los inquilinos, explicándoles cómo funciona el proceso si se organizan”.


“Tras la crisis inmobiliaria de 2008 cada vez es más difícil comprar o alquilar viviendas a precios asequibles en Estados Unidos, es por eso que nosotros anunciamos este compromiso de $400 millones para aumentar la disponibilidad de vivienda a precios asequibles en el país, el fin es impulsar una recuperación inclusiva y equitativa”, dijo Abigail Suárez.


Un aliado de los latinos en DC
Según la ejecutiva de JPMorgan Chase, la capital nacional es una ciudad en la que hay múltiples opciones que sirven como guías y recursos para aquellos que están buscando alquilar o comprar una vivienda. “Yo les diría a los latinos que en ciudades como Washington DC tienen muchos recursos disponibles y organizaciones como Mi Casa que están listos para conectarlos con ayudas o programas estatales, federales o locales. Deben investigar qué está disponible y usar esos programas y organizaciones, ya sea para encontrar una vivienda con un alquiler asequible o que encuentren recursos para comprar su casa”, recomendó Suárez.

Tan solo en 2019, Mi Casa preservó, renovó o creó 509 unidades de vivienda y proporcionó 213 viviendas de rentas asequibles. La organización sirvió en ese período a 1,445 residentes y consiguió préstamos de casi $30 millones para apoyar el desarrollo de cooperativas de viviendas.

“La misión de Mi Casa es crear viviendas asequibles, para que gente de bajos y moderados ingresos tengan un lugar en donde vivir a largo plazo en DC, Maryland y Virginia”, explicó Fernando Lemos, director ejecutivo y cofundador de Mi Casa Inc., quien tiene más de 35 años de experiencia en el área de desarrollo de viviendas sin fines de lucro.

“Ayudamos a inquilinos a organizarse y adquirir sus propiedades formando una cooperativa. Tenemos más de 150 unidades en Washington, DC de las cuales somos propietarios y las alquilamos, también refaccionamos unidades y nos aseguramos que las propiedades que vayan a adquirir las personas con las que trabajamos estén en buenas condiciones estructurales”, dijo Lemos.

La organización comenzó previniendo el desplazamiento de los latinos del área de Columbia Heights y Adams Morgan, y así fue creciendo con la comunidad.

“Lo que estamos tratando de hacer en este momento es educar a los inquilinos y organizarlos para que se pongan en posición de poder adquirir su edificio, por medio de una cooperativa de inquilinos. La mayoría de los clientes con los que trabajamos no pueden ir al banco de forma individual a pedir un préstamo, pero como grupo, bajo una cooperativa, pueden comprar su casa y seguir teniendo su iglesia, escuela y transporte cerca”, dijo Lemos quien habló de varios proyectos con los que están trabajando ahora.

“Estamos trabajando en el Ward 4 en donde hay muchos latinos y también en el Ward 1 de DC. Tenemos dos proyectos en Anacostia y gracias a JPMorgan Chase hemos podido organizar a individuos en esa área en donde estamos empezando a ver desplazamiento de los residentes. Lo mismo pasa en otros lugares como Prince George’s o Silver Spring, el impacto de la gentrificación ha desplazado a nuestra comunidad a suburbios lejanos y eso crea problemas a empresas en Washington DC que pierden esta mano obra que ahora vive lejos de la ciudad”, explicó Lemos.

El director ejecutivo de Mi Casa destacó que el apoyo de JPMorgan Chase ha sido importante para que su organización continúe ayudando a la comunidad. “Sin fondos como los de JPMorgan Chase y de la Alcaldía de DC, no podríamos ayudar a inquilinos que necesitan alquilar departamentos asequibles. Los subsidios que obtenemos de nuestros socios son los que nos ayudan a bajar la renta a un nivel que una familia pueda pagar”, dijo Lemos. “Estos fondos también los destinamos a la creación de las cooperativas, a préstamos, a pagar costos de proyectos de desarrollo. Mucho de lo que hacemos lo logramos gracias a los subsidios que terminan beneficiando a la comunidad”.


“Lo que más me impresiona de Mi Casa es su enfoque en luchar para que las comunidades latinas y afroamericanas sean centros de oportunidad y desarrollo. Tienen un modelo muy cercano a las comunidades”.


Así, Lemos tiene múltiples ejemplos con número y calle de cooperativas que pudieron adquirir sus edificios gracias a la gestión de Mi Casa y los subsidios de organizaciones como JPMorgan Chase. “Una persona a la que conozco por muchos años se benefició comprando su casa en una cooperativa que pudo armarse gracias a fondos de JPMorgan Chase, y hay otros edificios grandes en los que nos hemos organizado y los inquilinos han podido comprar sus casas”, dijo Lemos.

El director ejecutivo de Mi Casa hace un llamado a los latinos a que se informen sobre sus opciones para evitar ser desplazados de los vecindarios en los que han vivido por años. “Les digo a los latinos que se pongan las pilas y los invito a que descubran que la cooperativa es un beneficio para protegerse a largo plazo. Les aconsejo que se organicen porque organizarse es lo más importante para lograr grandes cambios”, concluyó Lemos.


Para más información sobre Mi Casa visite: micasa-inc.org

Para más información sobre JPMorgan Chase visite: www.chase.com/espanol