Una funcionaria de alto rango de la Asociación de Padres y Maestros de Virginia (PTA por sus siglas en inglés) renunció después de que la filmaron en un mitin diciendo “déjalos morir”, aparentemente en referencia a los padres reunidos en un evento para oponerse a la teoría crítica de la raza.

A Michelle Leete, quien se desempeñó como vicepresidenta de capacitación para la PTA de Virginia, se le pidió y acordó renunciar el sábado, dijo el grupo estatal en un comunicado publicado en Twitter durante el fin de semana.

“Si bien no habla en su papel dentro de la PTA de Virginia, no toleramos la elección de palabras utilizadas durante un evento público el jueves 15 de julio”, se lee en la declaración, una alusión a la afirmación que despertó el debate.

Leete, quien también se desempeña como primera vicepresidenta del capítulo de la NAACP del condado de Fairfax, le dijo anteriormente a The Washington Post que tenía la intención de desear la muerte a los “ideales” de los padres, no a los propios padres. Leete no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios el sábado por la mañana. La NAACP de Fairfax tampoco respondió de inmediato el sábado por la mañana a una pregunta sobre si Leete conservaría su papel en el grupo.

Salida

Pero, a medida que continúan las consecuencias de sus comentarios, alimentadas por comentaristas conservadores en línea, Leete parece haber perdido ya otro trabajo: su puesto como vicepresidenta de comunicaciones de la Asociación de Padres y Maestros del Consejo del Condado de Fairfax. A partir del sábado por la mañana, el sitio web de la PTA de Fairfax enumeró el puesto de vicepresidente de comunicaciones como “Vacante”, en un espacio que contenía el nombre de Leete tan recientemente como el viernes por la noche.

La PTA de Fairfax no respondió de inmediato a una pregunta que preguntaba por qué y cómo Leete había perdido su puesto en el grupo.

Leete dijo “Déjalos morir” durante un discurso que pronunció el jueves por la noche antes de una reunión de la junta de las Escuelas Públicas del Condado de Fairfax, en la que la junta debía votar sobre las pautas actualizadas para el tratamiento de los estudiantes transgénero. En última instancia, y por unanimidad, la junta votó para exigir que los niños transgénero puedan usar instalaciones que coincidan con sus identidades de género y que el personal de la escuela se dirija a ellos por sus nombres y pronombres preferidos.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *