Aborto en Texas
VIGENCIA. La ley que restringe el aborto fue acatada por las clínicas que proveen el servicio. | Foto: Jahi Chikwendiu/The Washington Post.

Las clínicas de aborto de Texas sufren un nuevo revés en su intento de frenar la ley de aborto más restrictiva de Estados Unidos, que solo permite el aborto hasta las seis semanas, cuando muchas aún las mujeres no saben que están embarazadas. Ayer, un tribunal federal de apelaciones falló en contra de las clínicas de aborto, que habían pedido devolver el caso al único juez que alguna vez bloqueó las restricciones.

La decisión de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de EEUU en Nueva Orleans significa que los desafíos legales para detener esta ley pasarán a la Corte Suprema de Texas, que está totalmente controlada por jueces republicanos y no tiene que actuar de inmediato.

Ahora el caso puede durar semanas o meses en ser considerado y puede que sea hasta que la Corte Suprema de Estados Unidos emita su opinión en junio sobre la ley de aborto de Mississippi, que establece el aborto hasta las 15 semanas y abrió un desafío directamente contra Roe v. Wade, un precedente legal de 1973 que permitió establecer el aborto hasta la semana 24 a nivel federal.  

Retrasar más el caso. El Centro de Derechos Reproductivos, que está intentando impugnar la ley, dijo en un comunicado que el fallo “es una táctica dilatoria del estado de Texas para evitar que los proveedores de servicios de aborto regresen a la corte de distrito y obtengan una declaración de una vez por todas de que la prohibición es inconstitucional”.

  • “Es probable que ahora pasen semanas o meses antes de que el caso regrese a la corte de distrito, si es que alguna vez lo hace”, agregó en el texto.
  • La presidenta y directora ejecutiva del Centro, Nancy Northup, indicó que “ahora no se vislumbra el final de esta injusticia que se ha permitido continuar durante casi cinco meses”.

El contexto. La ley de aborto de Texas, formalmente S.B.8, permite el aborto hasta el momento en el que se detecta actividad cardíaca, que ocurre en las seis semanas de embarazo. Pero en este lapso muchas mujeres no saben que están embarazadas. Entró en vigor en septiembre.

  • Una característica diferencial de esta ley es su forma de implementación. Cualquier persona puede demandar a las clínicas de aborto o a cualquiera que ayude a una persona a obtener un aborto fuera del tiempo establecido. Es decir, los funcionarios estatales no están a cargo de hacer cumplir la ley, lo que ha dificultado que el caso en los tribunales.
  • Los proveedores de servicios de aborto de Texas han dicho que están atendiendo a aproximadamente un tercio de su número típico de pacientes desde que la ley empezó a funcionar.
  • Mientras, las clínicas de aborto en los estados vecinos dicen que continúan experimentando tiempos de espera más largos para las citas debido a la acumulación de pacientes que vienen de Texas.
  • La Corte Suprema de Estados Unidos se ha negado tres veces a intervenir en el caso de Texas, la más reciente en diciembre, cuando los jueces mantuvieron la ley vigente y permitieron que un desafío legal pasara por un tribunal estatal inferior.

Con información de Associated Press, The Washington Post y The Texas Tribune