Foto: Cortesía Pexels

Las vacaciones de verano generan actualmente en las personas que viven en Estados Unidos un gasto significativo en comparación a 2019, antes del decreto de la pandemia del COVID-19.

Esto tiene que ver con el incremento desmedido de los precios para cada componente de un viaje: gasolina, boletos aéreos, hoteles y restaurantes, entre otros.

Precio de la gasolina. El precio promedio de la gasolina en Estados Unidos, supera los $5 por galón. El 66% de los participantes en una encuesta realizada por Longwoods International aseguran que este aumento incidirá en la decisión de viajar en los próximos seis meses.

  • Aún con esta situación, las personas se las ingeniarán para viajar por carretera, pues el estudio social también reveló que el 91% de los encuestados tienen viajes planeados para los próximos seis meses.
  • En lugar de cancelar sus vacaciones, la mayoría de los viajeros procurarán degradar sus viajes. Por lo que reasignan sus gastos a modo de mantenerse dentro de su presupuesto.
  • En la organización tal vez disminuyan las compras de camisetas y recuerdos o eviten comprar comida en la carretera, llevándola ya hecha desde casa.

Tarifas aéreas. La alta demanda de viajes, aunada a los precios más altos del combustible y a la escasez de pilotos, trae como consecuencia que las tarifas aéreas hayan incrementado: desde enero, han sufrido un 47% de aumento, según Adobe Analytics.

  • El economista jefe de Hooper, Hayley Berg, asegura que "la realidad es que la tarifa aérea es muy alta este verano, más alta de lo que habíamos visto antes".
  • La tarifa aérea en EEUU de ida y vuelta cuesta en promedio unos $395, por debajo del pico de $420 registrado a principios de junio. Para Berg, llegar a su punto máximo en esa fecha es solo el patrón estacional típico de estas tarifas.
  • Adobe Analytics afirma que de enero a mayo de este año, los consumidores gastaron $37 mil 100 millones en línea para vuelos nacionales, lo que representa casi el doble de lo ganado en los primeros cinco meses de 2019.
  • Aunque las reservas cayeron un 2,3% entre abril y mayo, el gasto en vuelos aumentó un 6,2% durante esos meses y un 30% comparado con mayo de 2019, lo que refleja los precios significativamente más altos que pagan los viajeros.
  • La encuesta de Longwoods refleja que debido a esto, 36% de los viajeros decidirán no volar en 2022.

Hoteles. Luego del transporte, el alojamiento y la comida son los dos puntos más importantes en unas vacaciones.

  • En promedio, la tarifa hotelera diaria en EEUU es en este momento de $147,35, un 11,3% más que en 2019, según recoge el último informe de la empresa de análisis de datos STR.
  • Los destinos que representen tasas muchos más altas de inflación hotelera, pueden ser descartados por los viajeros que cuidan su presupuesto. Como ejemplo, en Miami, un hotel cuesta en promedio $209,55 la noche.

Restaurantes. Salir a cenar en un restaurante es 7,2% más caro que hace un año, según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de EEUU.

  • No obstante, costo de comer afuera ha incrementado significativamente menos que el costo de comer en casa (11,9%)

Fuente principal: Forbes