Foto: Pexels

La escasez de tampones ha llegado sigilosamente los estantes de Estados Unidos, agudizando las disparidades y llevando a las personas a buscar distintas alternativas.

Según el director ejecutivo de AIT Worldwide Logistics, Vaughn Moore, esto ocurre por varias razones, entre ellas el costo de las materias y la escasez de transporte y man de obra, lo que empeorará a medida de que avance el año para los transportistas y minoristas, aunque reconoció que faltan datos.

¿A que se debe el aumento de los precios? El reporte de Bloomberg News que cita datos de NielsenIQ, asegura que el costo promedio de los tampones creció cerca de un 10% en el último año.

  • La escasez específica de alguna marca en ciertas geografías es con lo que está lidiando Walgreens.
  • Por su parte, CVS Health comunicó que en las últimas semanas han habido momentos en los que los proveedores no han podido cumplir con los pedidos de los productos para la menstruación.
  • La Procter & Gamble, aseguró el 20 de abril que ha sido difícil lograr adquirir materiales en cantidades suficientes. El director financiero de esta empresa, que también fabrica la marca Tampax, aseguró que subiría los precios en varias categorías.

Las opciones ante la escasez. Entre las alternativas saludables para la mujer que menstrúe y no consigue tampones, están las toallas sanitarias, las copas menstruales y la ropa interior para el periodo.

  • Las copas menstruales generalmente están hechas de silicón o goma. Estas pueden permanecer hasta 12 hora antes de vaciarse y enjuagarse, según la enfermera Ashley Miller, quien además señala que si se les da un buen mantenimiento, pueden reutilizarse durante años.
  • La ropa interior para la menstruación también puede ser usada por más tiempo que los tampones y las toallas sanitarias, algunas hasta por 24 horas. Pueden reutilizarse después del lavado.
  • Ambas opciones representan un gasto más grande que el de los métodos desechables. Al por menor pueden llegar a costar entre $25 y $40 cada una, mientras que la caja de tampones cuesta entre $5 y $8 según la cantidad de artículos.

¿Qué usar si no puedo comprar las alternativas? Expertos en salud alertan sobre el uso de los tampones por demasiado tiempo si son escasos; esto puede producir una infección e incluso al síndrome de shock tóxico.

  • De poder, la persona que lo necesite comprar, debe llamar a las tiendas locales para ver qué productos para el periodo hay disponibles.
  • Acudir a ONG, refugios de alimentos y grupos basados en donaciones que puedan ofrecer productos menstruales gratuitos o a bajo costo.
  • Las toallas sanitarias pueden fabricarse con telas suaves y absorbentes, entre ellas el algodón o la tela de franela.

Fuente principal: The Washington Post