Para la Reserva Federal el escenario de una recesión está entre las posibilidades. De caer o no en esta situación, tanto inversores como consumidores se han visto afectados por complejos factores financieros y económicos.

Ante este escenario te explicamos qué debes hacer para aprovechar y proteger al máximo tus finanzas.

Si quieres cambiar de trabajo, el momento es ahora. En la actualidad la tasa de desempleo es baja y el mercado laboral sigue siendo accesible para quienes buscan empleo. Este escenario puede cambiar velozmente si llega una recesión, de hecho hay ya empresas que están despidiendo personal, por ejemplo, las dedicadas al negocio hipotecario.

  • La planificadora financiera certificada con sede en Florida, Mari Adam, aconsejó que si una persona no está trabajando o está buscando mejores condiciones laborales, este es un buen momento para aprovechar la solidez del mercado laboral y asegurar un puesto.

Vender la casa es una opción en este momento. Si has tenido en mente vender tu casa, ten en cuenta este momento para hacerlo, pues el mercado de inmuebles ha estado en auge con los precios de las viviendas subiendo año tras año casi un 15%.

  • La demanda puede reducirse debido a la elevación de las tasas hipotecarias, que están casi tres puntos porcentuales más altas que hace un año. Esto hace que una vivienda sea mucho más costosa.
  • Ante esto, Adam sugiere "que cualquier persona que planee poner su casa en el mercado, lo haga de inmediato".

Fija las tasas fijas de préstamos hipotecarios. Si en los planes está el comprar una casa o refinanciarla, asegura la tasa fija más baja disponible lo más pronto posible,

  • La planificadora financiera certificada con sede en Texas, Lacy Rogers, aconsejó no lanzar una compra grande que no sea conveniente solamente porque las tasas de interés podrían subir. "Apresurarse a comprar un artículo costoso, como una casa o un carro, que no encaja en su presupuesto es la receta para los problemas, independientemente de lo que hagan las tasas de interés a futuro".
  • Si cuentas con una línea de crédito que incluye garantía hipotecaria de tasa variable y usaste parte de ella para hacer un proyecto de mejora de la vivienda, pregunta al prestamista si estaría dispuesto a fijar la tasa en en el saldo pendiente, esta es la sugerencia del analista financiero jefe de Bankrate.com, Greg McBride.

Cubrir necesidades de efectivo a corto plazo. Tener disponibilidad de activos líquidos siempre es una buena opción para cubrirte en caso de emergencias o caídas severas del mercado.

  • Es algo importante cuando las personas se enfrentan a grandes eventos que se salen de su control, como despidos laborales.
  • Puedes tener suficiente dinero reservado en efectivo, fondos del mercado monetario o instrumentos de ingresos fijos a corto plazo para cubrir meses de gastos.

Transfiere el saldo de tu tarjeta de crédito. Si tienes saldo positivo en tu tarjeta de crédito, cuyas tasas de interés suelen ser variables altas, puedes transferirlos a una tarjeta de transferencia de saldo de tasa cero, que bloquea una tasa cero entre 12 y 21 meses, afirmó McBride.

  • “Eso lo aísla de las alzas de tasas durante el próximo año y medio, y le da una vía despejada para pagar su deuda de una vez por todas”, señaló. "Menos deuda y más ahorros le permitirán sobrellevar mejor las crecientes tasas de interés, y es especialmente valioso si la economía se deteriora".
  • Si esta opción no le parece viable, otra posibilidad es obtener un préstamo personal de tasa fija relativamente baja.
  • Si no realiza la transferencia a una tarjeta de saldo de tasa cero, otra opción podría ser obtener un préstamo personal de tasa fija relativamente baja.

Reequilibre su cartera en el mercado de acciones. Asegúrate que tus acciones puedan soportar la volatidad que inevitablemente trae el invertir con tiempo.

  • Revisa tus posiciones para asegurar que todavía se alinean con la tolerancia al riesgo en un camino que probablemente se haga más difícil con el tiempo.
  • Si en este momento su cartera está demasiado ponderada en acciones de crecimiento, Adam aconsejó reasignar algo de dinero en acciones de valor de pago de dividendos, cuyo crecimiento sea más lento, en un fondo mutuo.
  • Asegúrate de al menos tener una exposición a los bonos. Aunque la inflación ha traído el peor rendimiento trimestral en bonos de alta calidad registrado en 40 años, no los descartes.
  • De producirse una recesión, es probable que les vaya bien a los bonos. Las recesiones suelen ser menos agresivas con los bonos de alta calidad que con las acciones.

¿Qué significa perder dinero para ti? Si guardas dinero en una cuenta de ahorros o en un certificado de depósito, existe la gran probabilidad de que la inflación supere cualquier interés que ganes. Es por ello que, mientras conservas tu capital, puedes perder poder adquisitivo con el tiempo.

  • En este punto es en el que debes evaluar si tu prioridad es preservar el capital durante uno o dos años o arriesgarse a perderlo, un escenario posible es que cuando se invierte en acciones, esa pérdida por la inflación puede valer porque se está obteniendo una ganancia a futuro.
  • Aún así, contempla hasta donde te sientes cómodo arriesgando para obtener mayor rendimiento y evitar que la inflación se lleve tus ahorros y ganancias.

En mayo, los precios subieron un 8,6%, en comparación al año anterior, esta se convirtió en la tasa inflacionaria más rápida registrada en 40 años. A esto se unen, la situación de las accione, que, actualmente están en un mercado bajista, también el aumento de las tasas de interés y la situación económica a nivel global a causa de la guerra en Ucrania.

Fuente principal: CNN Business

ÚLTIMAS NOTICIAS