TECNOLOGÍA. El objetivo de CodeVA es lograr que los consumidores de tecnología desde edades tempranas aprendan a sacarle partido y beneficios. Foto: Olga Imbaquingo

Si le resulta imposible alejar a sus hijos de la computadora, tableta o celular, hay una solución: haga que le saquen provecho al tiempo que pasan pegados a las pantallas. En Virginia hay una alternativa para los niños del kindergarten hasta el octavo grado. Se llama CodeVA.

Todos los niños son libres de acceder sin costo a talleres de programación digital. Si ahora no pueden vivir sin la tecnología, la meta es que en el futuro le saquen partido a ella. No necesitan conocimientos en computación, solo deben saber leer, escribir y algo de matemáticas. Del resto se encargan los instructores y los profesores de las mismas escuelas que están siendo entrenados.

La meta “es crear las bases para que sean productores de tecnología antes que consumidores”, dice Chris Dovi, director ejecutivo de CodeVA. “Necesitamos que nuestros niños tomen ventaja, que sepan cómo ser los próximos Mark Zuckerberg, Steve Jobs o Bill Gates. Queremos que sean los nuevos emprendedores que usan las ciencias cibernéticas para hacer cosas productivas y de utilidad para la sociedad; y, por qué no, también cosas como TikTok, que les dará mucho dinero”.

CodeVa se creó para estrechar la brecha del conocimiento de la computación entre los niños que tienen más posibilidades y los que no. En 2016 Virginia se convirtió en el primer estado de la unión donde su enseñanza es obligatoria y esta iniciativa es parte de este proceso.

NIÑOS. CodeVA es un programa para llevar la educación de ciencias de la computación a todos los niños del estado de Virginia. Foto: Olga Imbaquingo

Parafraseando a Dovi, CodeVA es como una cocina informática donde los estudiantes aprenden a preparar algoritmos. Esto es como escribir una receta de un pastel con la lista de instrucciones específicas y las medidas exactas. “Mentira o verdad, así es como se aprende a programar digitalmente”. Los estudiantes pueden inscribirse en los talleres y campamentos de ciencias digitales una y otra vez.

Esta organización sin fines de lucro trabaja con el departamento de Educación de Virginia, desde 2013, con un objetivo en mente: si los niños y adolescentes de este tiempo pasan jugando los juegos diseñados por otros, que ellos mismo diseñen los suyos, sus aplicaciones y sus inventos.

ALGORITMOS. Kristel Araujo, estudiante Groveton Elementary School, en el condado de Fairfax, ya se inscribió para los talleres de algoritmos y tecnología informática de CodeVa. Foto: Olga Imbaquingo

CodeVa no solo es para inventar juegos, es para desde edades muy tempranas modelen a los futuros expertos en seguridad cibernética, ingenieros informáticos y científicos que van a delinear, usar y depender de esta tecnología. “Mi padre, por ejemplo, fue un ingeniero aeroespacial en la NASA, diseñaba aviones en computadora. Queremos esos ciudadanos versátiles capaces crear telescopios para mirar agujeros negros”, dice Dovi. A eso se llama tecnología científica y para eso se necesitan desde ya niños orientados en esos campos.

El futuro es el presente

Según Anthony Núñez, fundador y presidente de INF-Care y diseñador de robots en Virginia, la programación es y será extremadamente importante para todos. “La tecnología ya es un componente integrado en el diario vivir. No me viene a la mente ninguna industria que no haya sido impactada por ella”.

TALLERES. Los niños desde el kindergarten hasta el octavo grado son los beneficiarios de los talleres y clases de ciencias de computación. Foto:  Olga Imbaquingo

Su compañía es la creadora de un robot y de un programa de software para asistir a personas mayores que viven solos en casa. Los cuidados y atención médica es una de las áreas donde el impacto tecnológico digital tiene un amplio horizonte para crecer.

“Para manejar esos sistemas, crear aplicaciones y enseñar a utilizarlas se necesita un conjunto de nuevas destrezas y conocimientos, allí es cuando programas como CodeVa van a marcar la diferencia”, señala Núñez. Mejor si desde ya empiezan a llenar su mochila de estas habilidades. Tiene una recomendación: la programación digital no solo es para aquellos pequeños que les encanta revolotear alrededor de las matemáticas y tecnologías, los que se inclinan por el arte, la historia y ciencias sociales no pueden quedarse fuera porque allí también las necesidades tecnológicas tienen un techo para crecer.

A los niños les encanta todo lo que está relacionado con la programación digital y cuando les falla las matemáticas, lo ideal es enseñarlas a aplicar en la vida real y en algo que puedan tocar. “Mejor si los guía alguien con experiencia que entienda que no todos los niños avanzan al mismo ritmo y que unos están más expuestos que otros”, señala Núñez.

Haga algo de provecho

“Los padres de familia que leen este periódico y quieren que sus hijos se integren a los campamentos de verano y aprender a hacer un mejor uso de su tiempo frente a la computadora, les pido que vayan a www.codevirginia.org allí encontrarán la forma de registrarse”, esa es la invitación de Dovi a los hispanos. Esta minoría estudiantil es la que menos está tomando ventaja de estos programas.

CURRÍCULUM. En Virginia es obligatorio incluir en el currículum el aprendizaje de las tecnologías digitales y CodeVA es el brazo derecho en este objetivo. Foto: Olga Imbaquingo

Eso ya hizo Miriam Esquivel, mamá de Kristel Araujo. “Con la llegada del verano no quería que mi hija se pasara horas interminables en el internet. Ella tiene habilidades con la computadora, es aún pequeña y se abrió un canal en YouTube. Así que pregunté en su escuela Groveton Elementary School, me dieron la información de CodeVa y la inscribí”.

Kristel tiene nueve años, le encantan las matemáticas, las artes y la lectura. “Mi ilusión es que ella misma se fabrique su propio juego, que lo que aprenda ahora le sirva para más adelante y que vaya más allá de lo que puede hacer”.

CodeVA tiene alianzas con Amazon, Google y otras organizaciones para llegar a niños y adolescentes con una educación tecnológica integral y para capacitar a los maestros de las escuelas donde aún las ciencias de la computación están recién empezando a echar raíces.

ÚLTIMAS NOTICIAS