En la imagen el registro de un bote de la Guardia Costera estadounidense estacionado frente al club Mar-a-Lago, mansión del presidente Donald Trump, en Palm Beach (Florida, EE.UU.) | Foto EFE/Cristóbal Herrera/Archivo
COMPARTE

Un juez federal ordenó publicar el martes partes adicionales de la declaración jurada que el FBI presentó a un juez para obtener la orden de allanamiento y poder registrar la propiedad de Trump a principios de agosto.

En agosto se hizo pública la declaración jurada, parcialmente tachada, después de que el juez federal Bruce Reinhart lo ordenara en reconocimiento del interés público que levantó la investigación penal contra el expresidente Trump por los manejos de documentos gubernamentales, incluidos con altos niveles de confidencialidad.

Las declaraciones juradas generalmente contienen información vital sobre una investigación. Los agentes le explican al juez la justificación de por qué quieren registrar una propiedad en particular y por qué creen que es probable que encuentren evidencia de un posible delito allí.

Nuevos detalles. Las nuevas porciones revelan que el FBI solicitó imágenes de vigilancia de Mar-a-Lago bajo citación el 24 de junio, después de una visita al club en Florida en la que observaron entre 50 y 55 cajas de registros en la sala de almacenamiento de la propiedad.

  • La Organización Trump proporcionó un disco duro el 6 de julio en respuesta a la citación, detalla la declaración jurada.
  • Estas imágenes de vigilancia podrían ser una parte importante de la investigación, cuando los agentes evalúan si alguien ha tratado de obstruir la justicia.
  • En una presentación judicial separada, el Departamento de Justicia dijo que el equipo del expresidente Trump ocultó deliberadamente documentos clasificados al FBI.
  • “El Gobierno también desarrolló evidencia de que los registros del gobierno probablemente se ocultaron y se retiraron de la sala de almacenamiento y que probablemente se tomaron medidas para obstruir la investigación del gobierno”, se lee en el documento presentado el 30 de agosto.

La investigación. El FBI abrió una investigación penal para determinar cómo se retiraron los documentos clasificados de la Casa Blanca, después de que Archivos Nacionales le advirtiera sobre la recuperación de 15 cajas de Mar-a-Lago, en la que había documentos clasificados en al menos 14 cajas.

  • El FBI también quieren sabe cómo llegó a ser almacenado en la residencia de Trump; determinar si los lugares de almacenamiento en Mar-a-Lago eran sitios autorizados para tener estos registros. Por último, identificar a cualquier persona que haya retirado o retenido información clasificada sin autorización y/o en un espacio no autorizado.
  • Los agentes del FBI durante el allanamiento del 8 de agosto en la casa y el club dijeron que recuperaron más de 11 mil documentos, incluidos aproximadamente 100 con marcas de clasificación.
  • Antes del allanamiento, el FBI recuperó 38 documentos marcados como clasificados de Mar-a-Lago, que fueron entregados bajo citación. Incluso el abogado del expresidente declaró que no había otros registros almacenados en la residencia de Trump en Florida.
  • Los artículos incautados en Mar-a-Lago son objeto de disputa entre el Departamento de Justicia y el equipo legal de Trump. Una jueza en Florida decidió nombrar un experto independiente para que revise los artículos y determine cuales podrían estar protegidos bajo privilegios. El DOJ no tendrá acceso a los documentos hasta que el tercero culmine su investigación.
  • El DOJ instó a la jueza a suspender su orden y dijo que su investigación se vería perjudicada por una demora continua de su capacidad para examinar los documentos clasificados. El equipo de Trump, por su parte, argumentó que la orden debe permanecer tal cual como fue emitida.

Fuente principal de la noticia: The Associated Press

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS