Casa Ruby
INFORME. La fundación nombrada como síndico dijo en su primer informe que existen “conductas delictivas” en la malversación de los fondos de Casa Ruby/cortesía-referencia
COMPARTE

Wanda Alston Foundation, nombrada síndico de Casa Ruby en agosto pasado, presentó su primer informe la semana anterior a la Corte Superior de Washington DC y recomendó en el mismo, el cierre total de la organización que estaba dirigida por Ruby Corado.

Además, el documento detalla que la organización síndico, se ha comunicado con la Oficina del fiscal general de DC, Karl Racine para “advertir sobre posibles conductas criminales” que ha descubierto en las primeras indagaciones. 

La organización también solicitó a la Oficina de Racine que se realicen los arreglos pertinentes para la transferencia de las pruebas que han encontrado de la supuesta malversación de fondos e irregularidades ocurridas durante el funcionamiento de Casa Ruby.

El primer reporte señala que las empleadas de Casa Ruby dejaron de percibir su salario desde mayo pasado y que dos de las propiedades donde funcionaban las oficinas y los programas de esta adeudan la renta del inmueble desde 2020. 

No obstante, Ruby Corado, exdirectora de Casa Ruby, aseguró en las declaraciones de impuestos de 2019 y 2020 y en documentos presentados a la Oficina de la Alcaldía, que en ambos años la entidad pagó más de un millón y medio en sueldos y renta de inmuebles.

De acuerdo con el informe, las deudas, las facturas pendientes, las cuentas por pagar y el alquiler atrasado que Corado no habría pagado ascienden a más de $2 millones. Los activos de la organización se reducen ahora a “pocos muebles” y según las inspecciones realizadas parece que las instalaciones de la organización fueron “saqueadas".

El documento también señala que Wanda Alston Foundation envío un correo electrónico a Corado el 10 de septiembre pasado, pero a la fecha no ha recibido ninguna respuesta.

Corado dijo a El Tiempo Latino a mediados de agosto, cuando este medio publicó una investigación sobre las irregularidades de la organización que dirigía, que estaba en busca de un abogado y que una vez lo encontrara tomaría la dedicación de dar o no una entrevista para hablar del tema.

Aunque Corado dijo en 2020 que renunciaba a la dirección de Casa Ruby continuó operando y siendo la única con acceso al dinero y las cuentas de la organización. La Fiscalía señaló que como directora, Corado, nunca siguió los procesos y operó sin la junta directiva que debía aprobar el uso de los fondos de la organización.

Empleadas y beneficiarios

Desde agosto pasado, cuando la Corte Superior ordenó congelar las cuentas de Casa Ruby y de su directora, las empleadas afectadas se han visto en problemas para encontrar trabajo.

Entre el mismo grupo y otras personas solidarias de la comunidad, han organizado colectas y recaudación de fondos en línea para ayudar a las más afectadas.

El informe presentado por Wanda Alston Foundation también señala que está resguardando información financiera, información personal de las empleadas y beneficiarias de Casa Ruby para anexarlos en el próximo informe. 

Además, detalla que en dos instalaciones donde brindaba servicios la organización, se han encontrado correspondencia sobre programas y beneficios del gobierno, documentos de migración y otras cartas de carácter urgente.

Las exempleadas que trabajan en el área de servicios y de atención a migrantes LGBTQ+ informaron recientemente en un Facebook live a la comunidad que algunas están trabajando junto a la organización síndico para informar a las clientas de Casa Ruby sobre la correspondencia que están esperando o que llegó a las instalaciones que fueron cerradas.

Asimismo, explicaron que han trabajado para informar a las agencias del Servicio de Inmigración y del gobierno federal y local que ha habido un cambio de dirección para que puedan enviar cartas o documentos de procesos pendientes de las personas que han sido afectadas con la situación de Casa Ruby.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS