Los electrodomésticos son los reponsables del 55% del consumo de energía en el hogar. Foto: Pixabay
COMPARTE

Al menos 90% de los hogares en Estados Unidos usan gas natural o electricidad para la calefacción, según un análisis elaborado por la Agencia de Información de Energía. Con la llegada del invierno y la alta inflación, es probable que las facturas aumenten. Aquí te dejamos seis consejos de cómo ahorrar energía.

De acuerdo con el estudio de la Agencia, puede que aquellos hogares que usan calefacción con gas natural vean en los precios un aumento de 28% en comparación con el invierno pasado.

Para quienes utilizan calentadores eléctricos se estima un incremento de 10% en la factura, y un alza de 5% en aquellos hogares que requieren propano.

Mantén ventanas y puertas cerradas

La calefacción suele ser el mayor gasto de energía en el hogar. Por lo que conseguir que las ventanas cierren completamente y tener buenas cortinas ayuda a mantener el calor en casa.

Para aislar las ventanas puedes utilizar burletes o cintas adhesivas que ayuden a que cierren bien. También es recomendable cerrar las puertas de las habitaciones, ya que esto optimiza el calor generado.

Si cierras la puerta de una habitación que da a un pasillo principal, y la puerta del salón, este hueco actúa como una cámara de aire intermedia que sirve como aislante.

Ajusta el termostato

La temperatura recomendada por expertos está entre los 21 °C y 23 ºC, pero que no supere los 23 ºC.

Utiliza de manera eficiente tus electrodomésticos

Un 55% del consumo eléctrico suele ser de electrodomésticos, por lo que es importante comprar aquellos con un alto nivel de eficiencia energética.

Si quieres ahorrar energía en tu hogar debes comenzar por comprar aquellos electrodomésticos con etiquetas energética más eficientes: A+, A++ o A+++. Aunque suelen ser más caros, a la larga son más económicos.

Para ahorrar energía también se recomienda lavar la ropa con agua a una temperatura más baja, usar los programas ecos más largos y disminuir el número de lavados en el lavavajillas.

"El electrodoméstico que más energía consume es la nevera, porque está más tiempo enchufado y es en el que más nos tenemos que fijar en la eficiencia energética", especificó García.

Para que tu nevera tenga un funcionamiento óptimo es importante que tomes en cuenta estas recomendaciones:

  • Evita que acumule escarcha o hielo.
  • No introduzcas alimentos calientes que suban la temperatura del interior.
  • Mantén su parte trasera ventilada dejando un hueco entre la nevera y la pared para que pueda circular el aire y sin polvo.
  • Sitúala lejos de fuentes de calor como el horno y asegúrate de que no le de directo la luz del sol.
  • Coloca los alimentos con espacio entre ellos para que fluya el aire y facilite su enfriamiento.
  • Ábrela lo menos posible para evitar la pérdida de frío.

Evita el consumo fantasma

El consumo fantasma puede oscilar entre el 7% y el 10% en el hogar. Existen diferentes electrónicos que consumen electricidad aunque no estén en uso, por eso debes ser consciente del consumo fantasma y cómo evitarlo.

Aparatos como las computadoras, impresoras, el cargador del celular, equipos de música, microondas o router permanecen conectados constantemente a la red de electricidad de tu hogar, en lo que se conoce como falso apagado.

Para evitar el consumo fantasma apaga por completo los equipos electrónicos una vez dejes de usarlos o desenchufa el aparato; también puedes conectarlo a una regleta con un botón de encendido y apagado, esto te ayudará a ahorrar hasta un 10% en electricidad.

Sustituye los bombillos

Los bombillos tradicionales consumen una cantidad excesiva de electricidad, reemplazarlos, aunque sea por opciones más caras, resultará más rentable a largo plazo.

Algunos sustitutos son las luce fluorescente compactas (LFC) y las luces LED, que consumen entre un 25% y 80% menos de electricidad y duran de 3 a 25 veces más que los tradicionales.

Toma duchas cortas

Darse una ducha de cinco minutos consume aproximadamente un tercio del agua de un baño y contar con cabezales de "bajo flujo" también puede reducir el uso de agua cerca del 40%. Entre menos agua utilices, menos energía se necesitará para calentarla y más bajas serán tus facturas.

Calentar el agua consume el 20% del gas de tu hogar, por lo que tener los grifos en la posición del agua fría te ayudará a ahorrar energía.

Fuente principal de la noticia: BBC.

COMPARTE