PAVO. Los restos del pavo quedan excelentes por encima de la pizza, la ensalada y la pasta. | Foto: Pexels.
COMPARTE

La cena de Thanksgiving es reconocida por llevar una gran cantidad de comida a la mesa para que todos los familiares y amigos disfruten. Por mucha gente que asista al compartir, siempre vas a tener que hacer algo con la comida extra.

Para que no se te haga tedioso comer las sobras durante varios días después del evento, te traemos diferentes recetas e ideas para que sigas disfrutando.

1. El clásico pavo de Thanksgiving

La preparación más confiable para esas sobras de pavo que quedaron del día anterior es un sándwich, te traemos cuatro opciones que puedes probar:

  • Thanksgiving Leftovers Turkey Po' Boy: Esta receta lleva aderezo de maíz, salsa de carne y de arándanos con carne en un pan blando.
  • Club sándwich: Pica el pavo en rodajas y agrega tocino, aguacate, mayonesa y cebolla roja apilados en un pan blanco denso y crujiente. Esta preparación la puedes acompañar con una ensalada Cobb.
  • Hot Brown: Prepáralo con tomate, tocineta y queso parmesano. Si te sobra salsa, puedes cambiarla por la tradicional salsa de queso.
  • De última opción, puedes hacer un sánwich a la parrilla con aguacate y mozzarella.

Los restos del pavo de Thanksgiving se adaptarán bien a cualquier cosa que requiera relleno: tacos, quesadillas, enchiladas, raviolis o tartas. También es ideal para ponerle por encima a pizzas, ensaladas y pastas.

También puedes preparar hamburguesas, salteados o pavo desmenuzado calentado y mezclado con salsa barbacoa, para darle un giro más estacional al pollo desmenuzado.

2. El pan

Además de para sándwichs, el pan sobrante te servirá para hacer budín de pan, tostadas francesas o croutons. Si todo lo demás falla, tritúralo en el procesador de alimentos y hazte con una buena reserva de pan rallado para tenerla a mano en el congelador.

3. La salsa de arándanos

La salsa de arándanos es un condimento perfecto para los sándwiches del día siguiente. También funciona para aportar acidez a platos que de otro modo serían dulces, como el yogur, la avena e incluso helado.

4. El relleno

Si el relleno ya está bastante húmedo, sigue adelante y mételo a la plancha para hacer wafles. Luego cúbrelo con los restos del pavo y la salsa de arándanos, también puedes agregar sirope de maple.

Aunque no lo llevara el pavo, puedes usarlo para rellenar otras comidas, como por ejemplo tapas de champiñones. Jane Adams Finn compartió una receta: "Humedece el relleno con un poco de caldo, si es necesario, y unta los sombreros de los champiñones rellenos con mantequilla derretida y hornea hasta que el champiñón esté bien cocido".

5. Las papas y otros vegetales

Puedes hacer puré con las sobras de vegetales para agregarlos a una sopa, el puré de papas en particular te puede servir para preparar un pastel de pastor o cualquier otra preparación.

6. El pie

Las sobras del pie saben muy bien solas, pero si te sientes ingenioso puedes incorporarlo a un batido o mezclar los trozos con helado.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post.

COMPARTE

MÁS INFORMACIÓN


ÚLTIMAS NOTICIAS