Trump 2024
ANUNCIO. Trump pasó los últimos días después de las elecciones evitando las críticas de los miembros del partido sobre el pobre desempeño de los candidatos a los que respaldó/EFE
COMPARTE

La reunión del expresidente Donald Trump con el supremacista blanco, Nicholas Fuentes, la semana pasada en Mar-a-lago, ha dejado en silencio a algunos dentro del Partido Republicano, pero otros sí expresaron sus críticas.

Dos miembros del partido que sí alzaron la voz ya están casi fuera del congreso. La representante Liz Cheney, de Wyoming, a quien el apoyo al juicio político de Trump prácticamente le costó su carrera, escribió en Twitter: “Primero, @RepMTG y ahora, @realDonaldTrump dando vueltas con este supremacista blanco antisemita, pro-Putin. Esto no es complicado. Es indefendible”. 

Por su parte, el representante de Illinois, Adam Kizinger, quien junto a Cheney, son los únicos republicanos en el Comité de la Cámara de Representantes que investiga los hechos del 6 de enero y que está pronto a retirarse, escribió en su red social: “Oye @Liz_Cheney el @GOPLeader ya condenó esto? ¿O no?”, haciendo referencia a Kevin McCarthy, líder de los republicanos en la Cámara Baja, quien no se ha pronunciado. 

Otro republicano que alzó la voz fue el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, quien indicó que la reunión del expresidente Donald Trump con el nacionalista blanco no fue "accidental" y que "no debería suceder".

Bill Cassidy, representante republicano de Louisiana y quién votó a favor de condenar a Trump en su segundo juicio político, dijo en su Twitter: “El presidente Trump, que invita a cenar a antisemitas racistas, alienta a otros antisemitas racistas. Estas actitudes son inmorales y no deben tenerse en cuenta. Esto no es el Partido Republicano”.

Una reunión que no fue accidental

La semana pasada, Politico informó que se había visto al comentarista político, supremacista blanco y negacionista del holocausto,  Nicholas Fuentes, en la residencia del expresidente en Florida, algo que los más cercanos a Trump negaron. 

  • Más tarde, fuentes cercanas revelaron que no sólo se reunió con Fuentes, sino que cenó con él.
  • Una fuente familiarizada con la conversación de la cena le dijo a Axios que Trump "parecía muy interesado" con Fuentes, impresionado de que el joven de 24 años pudiera recitar estadísticas y recordar discursos que se remontan a su campaña de 2016. Aparentemente, Fuentes asistió como invitado del rapero “Ye”, antes conocido como Kanye West. 
  • The Hill reseñó que Trump culpó a Ye  por traer a Fuentes a Mar-a-Lago y que él no tenía idea de quién era. 
  • En una entrevista para CNN el domingo, el gobernador de Arkansas dijo: “Podrías tener reuniones accidentales. Cosas así sucedieron. Esta no fue una reunión accidental”.

En febrero, los representantes Marjorie Taylor Greene, de Georgia,  y Paul Gosar, de Arizona, enfrentaron la condena pública de su partido, incluida la de Kevin McCarthy y el principal republicano del Senado Mitch McConnell, por hablar en la Conferencia de Acción Política, “America First”, fundada por Fuentes.

“Si fuera cualquier otro partido, compartir el pan con Nick Fuentes descalificaría instantáneamente a Trump”, dijo el portavoz del Comité Nacional Demócrata, Ammar Moussa a Politico. “Las opiniones más extremas han encontrado un hogar en el partido republicano MAGA de hoy”.

Por su parte, el representante demócrata de Nueva York, Jerry Nadler, tuitéo: “El silencio de pared a pared de la mayoría entrante dice mucho”. 

Fuente principal de la noticia: Politico

COMPARTE

MÁS INFORMACIÓN


ÚLTIMAS NOTICIAS