OLIVO. La grasa del olivo ha demostrado reducir los niveles de la insulina y tiene efectos beneficiosos en el índice de resistencia a la misma. | Foto: Pexels.
COMPARTE

El aceite de orujo ha demostrado tener tantos o incluso más beneficios que el aceite de oliva, según tres estudios del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC).

Este aceite resulta de aprovechar por completo la aceituna que se deja de lado luego de extraer el aceite de oliva.

Para obtener el aceite de oliva (sea normal, virgen o extra virgen) solo se aprovecha el 20% de la aceituna y el aceite de orujo se produce con ese 80% restante.Está compuesto por agua, piel y hueso.

Reduce el colesterol

El consumo de aceite de orujo de oliva mostró ser beneficiosos para el perfil de los lípidos en sangre, concluyó un estudio publicado en el European Journal of Nutrition.

En el estudio, tanto voluntarios sanos como aquellos con riesgo a padecer de colesterol alto, lograron reducir significativamente el colesterol “malo” (LDL) al consumir aceite de orujo.

Otro estudio recogido por Nutrients convocó a 37 voluntarios con niveles anormales de colesterol y 37 con hipercolesterolemia.

En este caso consumir el producto "tuvo efectos estadísticamente significativos sobre los marcadores relacionados con el perfil lipídico".

Disminuye la grasa visceral

Los investigadores del estudio de Nutrients observaron una disminución de la grasa visceral, aquella que se acumula en el abdomen en los espacios entre los órganos, reseñó el diario español El País.

En el caso de los participantes con colesterol alto se vio un incremento de la leptina, una hormona que promueve la reducción de la ingesta energética mediante señales de saciedad en el cerebro.

Una cintura más definida

El tercer estudio, publicado en Foods ratificó la disminución del LDL y agregó el beneficio de la reducción de los centímetros de la cintura en los participantes que consumieron el aceite de orujo.

"Estos resultados se deben a que el aceite de oliva tiene es una grasa monoinsaturada, con alto contenido en ácido oleico, lo que contribuye a una menor grasa abdominal", explicó Raquel Mateos Briz, científica titular del ICTAN, coautora de los estudios y miembro del grupo de investigación Metabolismo y Bioactividad de Fitoquímicos.

Aceite de orujo para la diabetes tipo 2

Las personas con diabetes tipo 2 podrían añadir el aceite de orujo de oliva a su dieta.

La grasa del olivo ha demostrado reducir los niveles de la insulina y tiene efectos beneficiosos en el índice de resistencia a la misma.

Además, aumenta la sensibilidad tisular, la respuesta de las células a la hormona y la glucosa (azúcar en sangre).

"También hay que tener en cuenta la serie de componentes minoritarios del aceite de orujo de oliva que refuerzan distintos mecanismos. Es un marcador interesantísimo para todos los sujetos con predisposición a la obesidad y uno de los que más se monitoriza porque está asociado con un alto riesgo cardiovascular. Los resultados han sido significativos y muy contundentes en ambos grupos de población, con colesterol normal y con hipercolesterolemia", agregó Briz.

¿Cómo obtener los beneficios de este aceite?

Si quieres obtener los beneficios del aceite de orujo, debes ingerir una cantidad media al día de 45 gramos, unas cuatro cucharadas.

Puedes incluir el aceite en procesos culinarios que requieran un gusto más suave que el aceite de oliva extra virgen.

"También puedes utilizarlo en la reportería o como sustituto de la mantequilla en guisos y frituras", señaló Laura Bravo Clemente, profesora de investigación del CSIC en el ICTAN y coautora de los trabajos.

COMPARTE