Youngstown (Estados Unidos), 18/09/2022.- El expresidente estadounidense Donald Trump habla durante un mitin de Save America en el Covelli Center en Youngstown, Ohio, EE.UU., el 17 de septiembre de 2022. (Estados Unidos) EFE/EPA/DAVID MAXWELL
COMPARTE

Después de ocho meses, un gran jurado especial que investigaba los intentos del expresidente Donald Trump y sus aliados de anular las elecciones de 2020 en Georgia finalizó su trabajo. 

Ahora un juez de Georgia va a decidir este martes si hace públicos sus informes.

 El gran jurado especial, que se disolvió a principios de este mes, no tiene poderes de acusación, pero podría utilizar toda la evidencia y testimonios recopilados para recomendar a la fiscal de distrito del condado de Fulton, Fani Willis, presentar cargos.

Aunque los jurados votaron para que los informes fueran publicados,  la naturaleza extremadamente rara del gran jurado especial y la autoridad legal limitada que tienen han generado obstáculos que podrían retrasar la divulgación de los hallazgos.

Sobre la investigación 

Georgia fue uno de varios estados clave donde hubo un esfuerzo coordinado y sostenido para tratar de anular los resultados presidenciales de 2020, en los que Joe Biden derrotó a Trump.

  • En febrero de 2021, la fiscal del distrito, Fani Willis, anunció una investigación sobre intentos de Trump y sus aliados de anular su derrota y le pidió a los funcionarios estatales que conservaran los registros de las elecciones.
  • En enero de 2022, solicitó que se convocara un gran jurado con propósito especial para investigar hechos y circunstancias, directas e indirectas, de posibles intentos de interrumpir los resultados de las elecciones de 2020.
  • En aquel momento, Willis enumeró varios delitos potenciales, que iban desde solicitud de fraude electoral hasta hacer declaraciones falsas a funcionarios gubernamentales y extorsión.

¿Trump enfrentará cargos?

Durante toda la investigación, que incluyó testimonios de docenas de testigos, incluyendo al gobernador de Georgia, Brian Kemp, el secretario de estado de la entidad, Brad Raffensperger e incluso hubo complicaciones legales para conseguir el testimonio del senador Lindsey Graham, pero Trump nunca fue llamado a declarar. 

  • Muchas de sus acciones y declaraciones eran de dominio público, descubiertas a través de informes o compartidas a través del testimonio de otros, pero no está claro por qué el panel no buscó el testimonio de Trump de primera mano, informa NPR. 
  • No está claro qué dirá el informe sobre el papel de Trump o la probabilidad de que pueda enfrentar cargos, aunque el expresidente  ha contratado a varios abogados con sede en Georgia.
  • En un comunicado, los abogados de Trump dijeron que no participarán en la audiencia del martes y que nunca habían sido parte del proceso especial del gran jurado.

“Este gran jurado ni nadie en la oficina del fiscal de distrito del condado de Fulton lo citó ni le pidió que viniera voluntariamente”, se lee en parte en la declaración. "Por lo tanto, podemos suponer que el gran jurado hizo su trabajo y analizó los hechos y la ley, como lo hemos hecho, y concluyó que el presidente Trump no violó la ley".

Pero es posible que el informe aún pueda implicar al expresidente en un delito, y el fiscal de distrito aún podría buscar una acusación, indica NPR. 

The New York Times reseña que hay dos áreas de riesgo para Trump. La primera son las llamadas que hizo a los funcionarios estatales, incluida una al secretario de Estado de Georgia, en la que el expresidente  dijo que necesitaba “encontrar” 11 mil 780  votos, haciendo referencia a la ligera diferencia de votos con los que Biden ganó ese estado. 

A raíz de otros hallazgos del recién disuelto comité del 6 de enero, otra área de posible riesgo legal para el expresidente es su participación directa en el reclutamiento de una lista de falsos electores presidenciales en las semanas posteriores a las elecciones de 2020.

¿Qué sigue? 

Después de la audiencia de este martes, el juez de la corte superior del condado de Fulton, Robert McBurney, podría dictaminar que el informe debe hacerse público en su totalidad, haciendo referencia a gente específica y a leyes que pudieron haber sido infringidas.

  • Por otro lado, también podría decidir que todo se mantenga en secreto hasta que se haga una revisión adicional. Ambas decisiones se pueden apelar.
  • La oficina del fiscal de distrito ha recibido el informe completo y puede emitir acusaciones a través de un proceso regular, con o sin publicación del informe.
  • Willis también podría presionar para mantener el informe fuera del alcance del público hasta que su oficina tome decisiones sobre los cargos.

Un análisis de la Brookings Institution, en coautoría con Norm Eisen, un asesor especial del Comité Judicial de la Cámara durante el primer juicio político de Trump, concluyó que la investigación representa quizás la amenaza más grave para el expresidente.

La investigación del condado de Fulton sobre la interferencia electoral es una de varias revisiones que enfrenta Trump, junto con una investigación federal sobre documentos clasificados encontrados en Mar-a-Lago y su rol en el período previo al ataque del 6 de enero contra el Capitolio de EE. UU.

También hay investigaciones en Nueva York sobre el imperio empresarial del expresidente.

COMPARTE