TRASTORNOS. Las visitas a los hospitales por trastornos alimenticios se duplicaron entre los menores de 17 años en los últimos cinco años. | Foto: Pexels.
COMPARTE

Desde terapias hasta hospitalizaciones, las visitas a los hospitales por trastornos alimenticios se duplicaron entre los menores de 17 años en los últimos cinco años. Si bien las visitas relacionadas con trastornos alimentarios disminuyeron ligeramente después de un pico en 2021, no están ni cerca de los niveles prepandémicos y los pacientes que acuden ahora con trastornos alimentarios están más graves. 

"Están más enfermos que antes y son más complicados que antes", afirmó a NBC News  Melissa Freizinger, directora asociada del programa de trastornos alimentarios del Hospital Infantil de Boston.

Freizinger señaló que incluso después de la pandemia de COVID-19, los adolescentes son hospitalizados a un ritmo alarmante. Muchos requieren estabilización médica por desnutrición y sus síntomas psiquiátricos son más graves.

El efecto de la pandemia perdura en el tiempo

Las hospitalizaciones por trastornos alimentarios se dispararon durante la pandemia, duplicándose entre las adolescentes, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)

Un estudio publicado en JAMA Pediatrics en 2022 señalaron una serie de cambios como los culpables de este aumento, entre ellos: 

  • Cambios en las rutinas. 
  • Acceso incoherente a los alimentos. 
  • Sentimientos de incertidumbre sobre el futuro. 
  • Conexiones sociales.

La relación con otras personas, los amigos, pueden actuar como factores de protección para los adolescentes con mayores riesgos, ayudándoles a evitar el desarrollo de trastornos alimentarios. Pero según Freizinger, durante los bloqueos pandémicos, los jóvenes perdieron repentinamente el acceso a estas conexiones.

Mientras la mayoría ha vuelto a una vida normal, los trastornos de alimentación siguen en su punto más alto. "A medida que la pandemia comenzaba y luego avanzaba, seguíamos pensando: 'Oh, esto va a mejorar en 2022. Oh, va a mejorar en 2023'. Pero no ha sido así", señaló Freizinger.

La empresa de análisis Trilliant Health compartió un informe en el que descubrió que desde 2018 hasta mediados de 2022, las visitas entre los niños menores de 17 años se dispararon un 107,4% en todos los trastornos alimentarios. 

De 50 mil visitas a principios de 2018 saltaron a más de 100 mil en 2022, y la anorexia nerviosa, que tiene la tasa de mortalidad más alta de todas las enfermedades mentales, fueron las visitas con mayor aumento: 129,26%.

La causa principal es que los adolescentes se enfrentan a las secuelas de la pandemia, como el duelo por familiares fallecidos, el retraso escolar o la pérdida de contacto con los amigos. Los síntomas mentales y físicos de los trastornos alimenticios parecen más urgentes. 

Los trastornos alimentarios solían afectar a un estereotipo generalizado: mujeres blancas y con bajo peso. Pero los adolescentes de grupos raciales y étnicos minoritarios, así como los varones y aquellos con cuerpos más grandes, desarrollan ciertos trastornos alimentarios en tasas aún más altas, según las investigaciones. 

Minorías enfrentan barreras para el diagnóstico y la terapia para trastornos alimenticios

Los desórdenes alimenticios tienen menos probabilidades de ser reconocidos entre los grupos infrarrepresentados. En un estudio de 2006, los médicos diagnosticaron con exactitud síntomas idénticos de trastornos alimentarios en 17% de las mujeres negras, 41% de las latinas y 44% de las blancas.

Pero un estudio de JAMA Psychiatry de 2011, descubrió que la bulimia era más común entre los adolescentes hispanos que entre los blancos, y que el trastorno por atracón era más común entre los adolescentes negros e hispanos que entre los blancos.

La doctora Freizinger agregó que muchos especialistas en trastornos alimentarios no aceptan Medicaid o ningún tipo de seguro, lo que puede dificultar aún más el acceso al tratamiento para los grupos minoritarios subrepresentados. 

Esto afecta especialmente a los hispanos y afroamericanos porque tienen más probabilidades de tener Medicaid o carecer totalmente de seguro médico que los estadounidenses blancos.

La dieta digital

Los expertos han descubierto que los algoritmos de muchas aplicaciones como TikTok o YouTube fomentan conductas de desorden alimentario y refuerzan una imagen corporal negativa.

El Social Media Victims Law Center, con sede en Seattle, presentó tres demandas en 2022: dos contra Meta y una contra TikTok en las que alegaba que las aplicaciones provocaban trastornos crónicos de la conducta alimentaria en las usuarias jóvenes. 

"Estamos viendo que estos algoritmos se dirigen a los adolescentes y hacen que el contenido que ven sea más extremo", dijo la doctora Jessica Lin, especialista en medicina adolescente y en trastornos alimentarios en Cincinnati Children's. 

Lana Elisha Garrido, de 17 años, fue tratada por primera vez por anorexia a los 13 años. Después de varios años en recuperación, Garrido dice que su feed de TikTok comenzó a recomendar lo que la comunidad de trastornos alimentarios llama contenido "pro-ana", es decir, fotos y videos que glorifican el trastorno alimentario y alientan a los seguidores a consumir menos calorías. Garrido señaló que estos vídeos influyeron en la recaída que tuvo en 2021. 

Las empresas de redes sociales, como Meta que es propiedad de Instagram, han enfrentado diferentes demandas los últimos años por parte de padres que alegan que las plataformas provocaron que sus hijos adolescentes desarrollaran trastornos alimentarios. 

Algunas empresas han tomado medidas para reducir el contenido potencialmente nocivo sobre trastornos alimentarios en sus plataformas, como añadir etiquetas de advertencia o restricciones de edad a algunas publicaciones y retirar otras por completo.

Recientemente, YouTube escribió en una actualización de sus directrices para la comunidad: "El 18 de abril de 2023, actualizamos nuestra política sobre trastornos alimentarios para proteger mejor a la comunidad de contenidos delicados que pueden suponer un riesgo para algunas audiencias. Podemos eliminar contenido imitable, restringir el contenido por edad o mostrar un panel de recursos de crisis en vídeos sobre trastornos de la alimentación o temas de autolesión". 

Los desórdenes alimenticios afectan la salud mental y física de las personas. No es fácil superarlos y existe mucha desinformación alrededor de ellos. Por eso es importante que los padres estén al tanto del tema para poder proteger a sus hijos. Esto te puede interesar:

COMPARTE
últimas noticias


En vídeo


YouTube video

Sucesos

El caso de Hickman's Family Farms


YouTube video

Política

La representante Tricia Cotham deja el Partido Demócrata para unirse al Republicano


YouTube video

Nacional

En Florida preparan ley contra los periodistas y medios de comunicación