IGLESIA. Una llamada a una línea especial para estos casos inició la averiguación. / Pixabay

Un sacerdote retirado que durante años supervisó la seguridad de los niños en la diócesis de Arlington está acusado de abusar sexualmente de un menor en Fairfax, Virginia.


¿Por qué es importante? Terry Specht, de 68 años, de Donegal, Pensilvania, fue acusado la semana pasada por un gran jurado en el condado de Fairfax de dos delitos graves relacionados con el abuso sexual de un niño menor de 13 años. 

  • Specht "mantiene su inocencia", dijo la defensora pública de Fairfax, Dawn Butorac. "Es un sacerdote jubilado, pasando por esto 21 años después del presunto evento", aseguró la defensora.
  • En 2012 un investigador externo revisó el tiempo en el cargo de Specht y no descubrió "ningún problema". El sacerdote tampoco tenía responsabilidades  sobre otros casos de abuso sexual adelantados por la Diosesis.
  • Por señalamientos como estos, el sacerdote nunca fue acusado. En cambio, fue puesto en licencia administrativa en 2012 y se retiró por motivos médicos.

El contexto:  el fiscal general de Virginia, Mark R. Herring, comenzó a investigar en 2019 cuando la presunta víctima llamó a una línea directa habilitada para tal fin; ese mismo año, la arquidiócesis dijo que había recibido una acusación y la había informado a la policía.

  • El supuesto asalto sexual tuvo lugar en 2000, según la fiscalía, cuando Specht era capellán y subdirector de la escuela secundaria católica St. Paul VI , de unos mil alumnos, en Fairfax.
  • La diócesis ha entregado “toda la información disponible sobre las acusaciones”, dijo la portavoz de la Diócesis Católica de Arlington, Amber Roseboom.
  • El caso es una de las tres investigaciones de abuso de la iglesia que está llevando a cabo la oficina del fiscal.

¿Qué dicen?  "Quiero alentar a cualquier virginiano que pueda tener información sobre este o cualquier otro caso de abuso por parte del clero a que se presente", dijo Herring (D) en un comunicado.

  • "No importa cuánto tiempo hace que ocurrió el incidente, lo tomaremos en serio y nos aseguraremos de que reciba la ayuda y el apoyo que se merece", aseguró el fiscal.

¿Y ahora qué? Un juicio está programado para octubre de 2022.

Fuente principal de la noticia: Washington Post.