Prueba rápida COVID-19
Foto: Creative Commons

Cuida de ti
y de los tuyos

Recibe un resumen semanal con noticias y tips de salud

Dirección(Obligatorio)
Al suscribirse, acepta recibir boletines informativos por correo electrónico o actualizaciones de El Tiempo Latino y acepta nuestra política de privacidad. Puede darse de baja en cualquier momento y puede contactarnos aquí.

Los frentes fríos y tormentas de invierno de las últimas semanas han afectado a los estadounidenses al provocar cortes de electricidad, accidentes de tránsito y, ahora, dañaron las pruebas rápidas de COVID-19 enviadas por correo durante ese período.

Después de que el gobierno federal lanzó un programa para enviar pruebas caseras gratuitas a los estadounidenses que se registran a través del sitio web COVIDTests.gov, se ordenaron mil millones de pruebas para su distribución a través del Servicio Postal de EE UU.

¿Qué les pasa? La mayoría de las marcas caseras recomiendan almacenar las pruebas por encima de los 35 grados. El reactivo líquido dentro del cartucho que viene con las pruebas caseras es susceptible de congelarse, y si eso sucede, la precisión de los resultados disminuye, dijo a USA TODAY la profesora asociada de epidemiología en la Universidad de Florida, Cindy Prins.

Según los expertos, los resultados de las pruebas enviadas por el gobierno podrían verse afectados dependiendo de cuánto tiempo hayan estado en el frío.

¿Cuándo pedir otra prueba? Si la prueba está al aire libre durante unas horas, es probable que la prueba esté bien, aunque no tan precisa como antes. Si su prueba está en su buzón por un día o más, el presidente de medicina de laboratorio y patología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, Dr. Geoffrey Baird, recomienda usar una prueba de PCR en su lugar. Baird dijo que si su prueba pasó una noche en su buzón con un clima de 25 grados, lo mejor sería pedir otra prueba.

"Al igual que cualquier cosa con líquido, si se enfría o congela, cambia. Eso es lo mismo con estas pruebas en el hogar", dijo Baird. "En un momento en que las temperaturas son heladas en la mayoría de los lugares, es más seguro elegir otra prueba".

PCR para solventar dudas. "La sensibilidad al coronavirus en estas pruebas puede disminuir con los cambios de temperatura, y siempre es difícil saber cuánto", dijo Prins. "Pero la mayoría de las veces, una prueba incorrecta muestra un falso negativo, por lo que debe hacerse una prueba de PCR".

  • Las pruebas de antígeno expuestas durante períodos prolongados a temperaturas inferiores a 36 grados o superiores a 86 grados pueden arrojar resultados inexactos, según un estudio publicado por los Institutos Nacionales de Salud.

¿Qué hacer si su prueba llega por correo fría o congelada? El calor no es la solución. Tan pronto como reciba un correo electrónico que confirme que ha llegado su prueba en el hogar, Prins recomienda guardarla inmediatamente en el interior. Si la prueba llega fría, el ambiente a temperatura ambiente ayudará a descongelar el líquido del interior. Prins dijo que no coloque la prueba al sol inmediato porque las altas temperaturas también pueden afectar los resultados.

"Su mejor apuesta es la temperatura ambiente", detalló Prins. “Nada más frío o más caliente porque la prueba es sensible a esas temperaturas”.

Baird recomienda esperar al menos cuatro o cinco horas antes de usar la prueba casera fría o congelada. Afortunadamente, el empaque de las pruebas fue creado para ser duradero durante el proceso de envío y llegada.

Ojo con los defectos visibles. Si las líneas de prueba en su prueba casera aparecen en el orden o color incorrecto, es un indicador de que ha sido contaminado por el clima, expresó el Dr. Baird.

Fuente principal de la noticia: USA Today