El contrabando de heroína y otras drogas es un campo de negocio especialmente lucrativo para el crimen organizado.
COMPARTE

Reportes de la UE dan cuenta de la colaboración entre narcotraficantes europeos y mexicanos. Desde América Latina, los delincuentes estarían enseñando sobre técnicas de producción, especialmente en los Países Bajos.

"Se ha notificado cierta colaboración entre delincuentes europeos y mexicanos para producir grandes cantidades de metanfetamina, utilizando nuevos procesos de fabricación, en relación con laboratorios ilegales de mediana a gran escala". De esta manera, el Informe Europeo sobre Drogas 2022, a cargo del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, confirma un secreto a voces. 

Hace solo un par de años, durante el 2020, los Estados miembros de la Unión Europea ya habían notificado 64.000 incautaciones de cocaína, con un total de 213 toneladas, 11 más que en 2019. Los países con mayor registro fueron Bélgica (70 toneladas), los Países Bajos (49 toneladas) y España (37 toneladas), representando casi el 75 por ciento de la cantidad del total incautado.

Reducción de costos

Lo que ha generado mayor preocupación en el continente europeo ha sido precisamente esta nueva conexión de narcotraficantes de Latinoamérica, especialmente México y Colombia, con Europa. "Para México, esto no es algo nuevo. Ya había exportado su conocimiento a Colombia para heroína, por lo que no me sorprende que también ahora estén enseñando sobre nuevas técnicas para la manufactura de drogas en Europa", dice Gary Hale, investigador en política de drogas y estudios sobre México en el Instituto Baker de la Universidad de Rice, Estados Unidos. 

Entre las razones que impulsarían esta nueva alianza, explica el académico, se encuentra la reducción de costos de la cadena de suministros, ya que se producirían todos los químicos necesarios para la droga sintética, directamente, en Europa. "Así se reduce el riesgo de que los traficantes de Latinoamérica sean también descubiertos", añade. 

Diversificación del crimen organizado en México 

En el caso de México, Laura Atuesta, profesora-investigadora de CONACYT y coordinadora del Programa de Política de Drogas del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), indica que tener un mapeo del crimen organizado en su país es complicado, debido a las dinámicas y la velocidad a la que se mueven.  

A ello, se suma que "el crimen organizado en México, desde hace un tiempo, se ha fragmentado considerablemente, aunque muchos de ellos siguen vinculados con el tráfico y la producción de drogas", asegura Atuesta.  

Asimismo, la investigadora sostiene que, aunque el principal punto de venta de México continúa siendo Estados Unidos, no descarta que puedan existir nuevos nexos también con Europa. "Sé que se han diversificado en otros países y que parecen organizaciones transnacionales”, señala.

Los Países Bajos en la mira

La semana pasada no pasaron desapercibidas las amenazas de un posible secuestro de la princesa y heredera al trono de la corona holandesa, Catalina Amalia de Orange. El principal sospechoso es el líder de un narcotraficante de la "mafia marroquí", Ridouan Tagui, quien lleva más de dos años en prisión, luego que fuera interceptado por la Policía en Dubái en los Emiratos Árabes.  

De hecho, a él también se le imputa por el asesinato del periodista Peter R. de Vries, quien falleció baleado en 2021 en el centro de Ámsterdam tras llevar una investigación sobre el tráfico de drogas en Holanda. Y es que el puerto de Róterdam es considerado como uno de los principales puntos de ingreso de droga a Europa, sobre todo de cocaína y metanfetamina. 

La buena conexión de transporte en los Países Bajos a través de puertos, carreteras, trenes y canales harían de la ciudad, para los cárteles, una buena opción para el narcotráfico. "Holanda tiene una larga costa y los barcos son el principal transporte para llevar la droga. Y, como ya es sabido, suelen llevarla en pequeños botes o a través de contenedores, por lo que es muy difícil a veces encontrarla", argumenta Hale. 

El puerto de Róterdam es considerado como uno de los principales punto de ingreso de droga a Europa.

Solo este año, a principios de marzo, el Gobierno de Ecuador logró incautar casi dos toneladas de cocaína que iban a ser enviadas a los Países Bajos. "Esto es algo extremo relacionado al crimen organizado. Se puede hoy decir claramente que hay conexiones entre la industria del tráfico de cocaína entre los Países Bajos y Latinoamérica", afirma a DW Pieter Tops, académico de la Universidad de Tilburg, quien también se ha desempeñado como profesor de la Escuela de Policía holandesa.  

Prevención a través de un sistema integrado

"El hecho de que Bélgica y los Países Bajos sean países productores de metanfetamina se ha establecido con el tiempo", dice la académica de la Universidad Erasmo de Róterdam, Lieselot Bisschop. La criminóloga explica que en Holanda están conscientes de la situación en su país y que lo más relevante ahora es seguir trabajando en los mecanismos de prevención.

"Lo importante es aprender de lo que se ha hecho durante estos años. La cuestión de la prevención es muy amplia, lo que significa que hay que trabajar en el vecindario, que hay que proporcionar puestos de trabajo, una buena educación y también el tipo de prevención social, que significa hablar también con la gente", dice.    

Dinero para sobornar

En el caso de los puertos y en especial el de Róterdam, la académica explica que también se debe hacer un trabajo con las personas que trabajan allí para generar conciencia, considerando que los narcotraficantes tienen grandes cantidades de dinero para sobornar. Además, se deben mejorar los actuales sistemas de seguridad que existen. 

"El mayor reto es asegurarse de tener una visión general de lo que hace cada uno de los organismos, tanto del sector público como de los actores privados, desde un enfoque integral. Por lo tanto, centrarse solo en el puerto es una parte, pero una pequeña pieza de todo el sistema", concluye. (ms) 

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS