tripledemia
Según datos de los CDC, los pacientes con COVID-19 ocupan el 5% de las camas de hospital. Credit: Pexels.
COMPARTE

Con el COVID-19, la gripe y casos de virus respiratorio sincitial (RSV) abarrotando los hospitales en otoño, expertos denominaron el trío de enfermedades como una tripledemia. Sin embargo, este invierno las hospitalizaciones por estos virus disminuyeron en los principales centros de salud de EEUU.

La ola de RSV ha retrocedido en Connecticut y en todo el país. Los casos de gripe han disminuido rápidamente. Y aunque las hospitalizaciones por COVID-19 aumentaron brevemente después de Navidad, ya han empezado a descender.

En el Centro Médico Infantil de Connecticut los pacientes tenían que ser tratados en pasillos y salas de espera. El otoño pasado el personal se enfrentó a su temporada más ocupada, tanto que los líderes del hospital presentaron un plan a la Guardia Nacional para instalar tiendas de campaña afuera del hospital.

Por ello, los médicos predijeron que el invierno sería una temporada caótica con los contagios de los tres virus, pero no fue así.

“Estamos viendo el ajetreo normal, pero no el ajetreo que pensábamos que veríamos. Estoy tan complacido de que ahora podamos volver a la dotación de personal normal. Personal ocupado, pero nada parecido a lo que vimos en el otoño”, comentó a The Washington Post Juan Salazar, médico jefe del Connecticut Children's en Hartford.

Leer: ¿Cómo se diferencian los síntomas de los virus de la gripe, el COVID-19 y el RSV?

La tripledemia retrocede

Las primeras oleadas de RSV e influenza alcanzaron su punto máximo antes del año nuevo, según nuevos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El repunte invernal esperado del coronavirus no está cerca de abrumar a los hospitales, como lo hizo en 2021 cuando las salas de COVID-19 se llenaron de personas no vacunadas que luchaban por respirar y el invierno pasado cuando la variante ómicron altamente transmisible encendió una ola masiva de enfermedad.

El promedio nacional semanal de los pacientes hospitalizados que dieron positivo por coronavirus se redujo a 39 mil a partir del viernes, después de alcanzar un máximo de 47 mil el 10 de enero.

 Según datos de los CDC, los pacientes con COVID-19 ocupan el 5% de las camas de hospital, en comparación con el 21% en este punto el pasado año.

Las visitas semanales a la sala de emergencias para los tres virus combinados alcanzaron su tope a principios de diciembre, sin un resurgimiento posterior a las vacaciones, de acuerdo con los CDC.

Para las personas mayores, las visitas a la sala de emergencias por covid y gripe alcanzaron la cumbre a finales de diciembre.

Hay que seguir alerta

Los expertos advierten que el país podría ver aumentos adicionales en la gripe, que a veces tiene dos picos, y otra temporada de RSV en primavera.

La subvariante del coronavirus XBB.1.5 altamente transmisible e inmunoevasiva que representa la mitad de todas las nuevas infecciones en los EEUU y ha sido dominante en el noreste podría propagarse a otros lugares.

A pesar de las disminuciones, sigue siendo un invierno ajetreado para los hospitales que se enfrentan a un nuevo ritmo impredecible de enfermedades infecciosas.

“Es posible que la disminución haya sido aún mayor sin agregar las vacaciones. Las cosas no se ven tan mal como hace unas semanas o unos meses, pero todavía estamos en pleno invierno”, explicó Barbara Mahon, funcionaria de los CDC que supervisa la respuesta al coronavirus y otros virus respiratorios.

De cara al tercer aniversario de la llegada del coronavirus a los Estados Unidos, los hospitales se resignan a que la enfermedad nunca desaparezca.

COMPARTE