cardi b tatuaje
Cardi B, quien se espera que testifique durante el juicio, dijo que el diseñador gráfico usó solo la “pequeña porción” del tatuaje Credit: Instagram: @iamcardib
COMPARTE

Cardi B fue demandada por un hombre llamado Kevin Michael Brophy por una supuesta infracción de derechos de autor y le solicitó a través de un tribunal federal en el sur de California el pago de $5 millones tras usar su tatuaje.

En 2016 la rapera debutó en la industria musical con un mixtape llamado Gangsta Bitch Music, Vol. 1, el cual cuenta con 13 canciones.

Portada del primer disco de Cardi B | Credit: Tidal.

La portada de este álbum muestra a la cantante bebiendo una cerveza mientras un hombre le practica cunnilingus. Al sujeto no se le ve la cara, solo la espalda tatuada.

Timm Gooden fue el diseñador gráfico encargado de realizar este fotomontaje que se compuso digitalmente ensamblando el tatuaje de Kevin Michael Brophy en el cuerpo de un modelo.

Abogados de Brophy alegaron que su vida se vio afectada y sufrió angustia debido a la portada del mixtape.

Barry Cappello, abogado de Brophy, comentó que la cotidianidad de su representado “ha sido interrumpida” y que su esposa al ver la portada le preguntó si él había estado relacionado con la rapera.

La defensa explicó que el diseñador gráfico utilizó los tatuajes del demandante porque una foto de su espalda estaba en una página web.

Cardi B, quien se espera que testifique durante el juicio, dijo que el diseñador gráfico usó solo la “pequeña porción” del tatuaje sin su conocimiento.

La defensa también alegó que el modelo que posó para la foto es negro, mientras que el demandante es blanco. “La cara de Brophy no estaba en el mixtape”, dijo Peter Anderson, abogado de Cardi B.

Indicó, además, que el modelo no tiene tatuajes en el cuello, cosa que Brophy sí.

Más sobre Cardi B y el tatuaje por el que está siendo demandada

EL diseñador gráfico sacó la imagen de una revista de tatuajes. | Credit: The Hollywood Reporter / Court Documents

Brophy informó que se contactó con la representación de la rapera para que quitaran su tatuaje de la portada del disco, pero que no recibió respuestas.

“Para mí, era algo de lo que me enorgullecía mucho”, expresó Brophy sobre su tatuaje. “Ahora, esa imagen se siente devaluada. Me siento robado. Me siento completamente ignorado. Hay muchas cosas en las que me gustaría dedicar tiempo. Pero la única forma de eliminar esto era venir aquí a esta sala del tribunal”.

Esta no es la primera polémica en la que ha estado envuelta la artista este año, en septiembre enfrentó un caso penal y se declaró culpable de causar peleas en clubes de striptease de la ciudad de Nueva York, situación por la que dedicó 15 días de servicio comunitario.

Fuente principal de la noticia: NBC News.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS