EE. UU. podría salir de la crisis del COVID-19 con su mayor crecimiento económico en décadas

Los escépticos advierten que gastar demasiado podría desencadenar una inflación latente

by | Feb 21, 2021

FINANZAS. Los economistas sostienen que se debe vigilar la inflación. | Foto de referencia: Pixabay.

A medida que la vacunación contra el COVID-19 abre un posible escenario de regreso a la vida normal, Estados Unidos se mueve hacia una experiencia inusual que podría producir una economía que muchos estadounidenses no reconocerán, para bien o para mal.

Las fábricas se están activando y los consumidores están gastando nuevamente, señales de que Estados Unidos podría salir de la actual crisis de salud con su mayor crecimiento en décadas. Goldman Sachs espera que la economía se expanda este año a una tasa anual del 7%, el ritmo más rápido desde de la proclama del presidente Ronald Reagan en 1984.

La pregunta es si ese repunte acelerado se puede hacer duradero, liberando al país del bajo crecimiento que ha prevalecido durante la mayor parte de los últimos 20 años, o si, en cambio, servirá de combustible para un tipo de inflación que no se ha visto desde 1970.

Destacados economistas como el exsecretario del Tesoro Larry Summers ya advierten que un posible “sobrecalentamiento” podría terminar en una nueva recesión.

Te puede interesar: Aumentan las solicitudes semanales del subsidio por desempleo en EEUU

Después de 20 años de bajo crecimiento, las probabilidades están en contra de un auge prolongado. Pero la pandemia ha catalizado un nuevo pensamiento sobre la política fiscal y monetaria, creando las condiciones más favorables para restaurar un crecimiento económico vigoroso durante décadas.


“En términos de historia, esta es una situación única”, dijo Chetan Ahya, economista jefe de Morgan Stanley, quien recientemente recomendó a los clientes que se preparen para una “economía de alta presión”, de rápido crecimiento, hasta al menos fines de 2022.

La administración de Joe Biden planea gastar $1,9 billones para respaldar el crecimiento; además de los $3,7 billones en fondos federales que han fluido desde marzo, lo que ayuda a garantizar años de préstamos masivos del gobierno para estimular la economía.

Lee también: Biden defiende su plan de estímulo económico de los republicanos

Al mismo tiempo, la Reserva Federal dice que mantendrá las tasas de interés cercanas a cero incluso si la inflación se desliza por encima del objetivo anual del banco central del 2%, lo que facilita que las empresas y los consumidores pidan préstamos.

Desde hace 75 años, la economía se había visto impulsada simultáneamente tanto por gasto deficitario como por dinero fácil. La economía disfrutará de un apoyo adicional este año de los consumidores, que tienen más de $1,6 billones en ahorros en exceso, gracias en parte a los controles de estímulo del año pasado, según Bank of America.

Mientras el presidente Biden busca la aprobación del Congreso de un nuevo alivio, planea otras medidas para impulsar las perspectivas de la economía a largo plazo. Los funcionarios de la Administración están elaborando un ambicioso paquete de gastos que proporcionaría hasta $ 3 billones para una variedad de prioridades de los demócratas, incluida la infraestructura, la energía limpia, la fabricación nacional y el cuidado de niños y ancianos.


La economía estadounidense, dicen la mayoría de los expertos, necesita un impulso para recrear el tipo de crecimiento que hizo tan prósperos a los estadounidenses en la última mitad del siglo XX. En los últimos 20 años, por el contrario, Estados Unidos creció a una tasa anual promedio de solo 1,9%, muy por debajo del 3,5% registrado entre 1980 y 2000.

Por: David J. Lynch/The Washington Post.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.


MÁS LEÍDAS