Cinco miembros de los Proud Boys son acusados de conspiración sediciosa
FOTO: EFE

Henry "Enrique" Tarrio, el presidente del grupo extremista Proud Boys, fue acusado el lunes de un nuevo cargo federal de conspiración sediciosa junto con cuatro altos lugartenientes. 

Las acusaciones en contra de los Proud Boys

Los cargos amplían las acusaciones del Departamento de Justicia de conspiración organizada para oponerse mediante la violencia a la certificación de la victoria electoral del presidente Biden, que culminó con el ataque al Capitolio por parte de una turba el 6 de enero de 2021.

  • Tarrio, de 38 años, no estaba en el Distrito ese día, pero dirigió las actividades desde la cercana Baltimore cuando los miembros de los Proud Boys protagonizaron los primeros y más agresivos ataques para enfrentarse y desbordar a la policía en varios puntos críticos del recinto restringido del Capitolio. 
  • Otro de los acusados, Dominic Pezzola, de Rochester (Nueva York), rompió la primera ventana del edificio a las 2:13 p.m. con un escudo antidisturbios robado a la policía, según las autoridades.
  • La acusación de 10 cargos que se presentó el lunes por la mañana acusa a Tarrio, Pezzola y a otros tres acusados -Ethan Nordean, del estado de Washington, Joe Biggs, de Florida, y Zachary Rehl, de Pensilvania- de "oponerse al traspaso legal del poder presidencial por la fuerza.
  • Los fiscales federales presentaron por primera vez el cargo históricamente raro de conspiración sediciosa en el ataque del 6 de enero contra Stewart Rhodes, fundador y líder del grupo extremista Oath Keepers, y 10 asociados. 
  • Desde que se presentaron los cargos en enero, un año después de los actos de violencia, dos de los otros acusados, Joshua James de Alabama y Brian Ulrich de Georgia, y otro miembro de Oath Keeper, William Todd Wilson de Carolina del Norte, se han declarado culpables de la acusación y están cooperando con el Departamento de Justicia.
  • El abogado de Tarrio, Nayib Hassan, dijo que su cliente "está esperando el juicio y su día en el tribunal". Los abogados de Nordean declinaron hacer comentarios.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post