Más de 100 mil estadounidenses faltaron al trabajo en octubre por problemas relacionados con el cuidado de los niños. Foto: Pexels
COMPARTE

Los hospitales infantiles en Estados Unidos están al límite de su capacidad debido a una nueva ola de enfermedades respiratorias por virus, entre ellos el de la gripe, el virus respiratorio sincicial (VRS), el coronavirus y el resfriado común.

Este aumento de infecciones por virus respiratorios ocurre en un contexto de escasez de personal en las escuelas y guarderías, además, ha generado que los empleados de hospitales estén de baja durante largos periodos de tiempo.

Los padres se encuentran en una situación difícil al cuidar a los niños enfermos, ante el cierre de colegios y las exigencias en sus trabajos.

Contexto: Más de 100 mil estadounidenses faltaron al trabajo en octubre por problemas relacionados con el cuidado de los niños, un máximo histórico que es incluso mayor que durante el apogeo de la pandemia, según los nuevos datos de la Oficina de Estadísticas Laborales.

  • Las familias de bajos ingresos se han visto afectadas de manera desproporcionada, ya que tienen menos probabilidades de recibir una licencia por enfermedad pagada y un seguro médico proporcionado por el empleador.
  • En 2021 el 96% de los trabajadores mejor pagados del país recibieron licencia por enfermedad, solo el 40% de los que menos ganan lo hicieron, según datos federales.
  • Drew Moore y su esposa Raven, residentes del condado de Sevier (Tennessee), no recibieron una licencia paga. Sus hijos de 2 y 4 años han estado enfermos durante semanas y ellos han tenido que reducir su trabajo.

¿Qué dicen? "El momento es especialmente malo: el negocio tiende a ser más activo en otoño, cuando los turistas inundan el cercano Parque Nacional de las Montañas Humeantes", expresó Moore. Hace poco tuvo que rechazar un trabajo de dos días para limpiar un estanque de peces koi, que le habría reportado unos mil dólares, su mayor trabajo en meses.

  • Los ingresos anuales de los Moore, que ascienden a unos $30 mil, han mermado debido a la reducción de trabajo.
  • En Los Ángeles, Jacob Terry, un trabajador autónomo que ha estado cuidando de su hija que tiene el virus VRS, calcula que ha perdido al menos dos semanas de actividad económica.
  • Él y su mujer, que tiene dos trabajos como esteticista, han estado consumiendo sus ahorros para llegar a fin de mes.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS